miércoles, 22 de octubre de 2014

Unos Premios Príncipe de Asturias muy movidos.

Archivo de los Reyes a su llegada a los Premios Príncipe de Asturias 2013.

Agustín Iglesias Caunedo (PP), alcalde de Oviedo, cargó el pasado domingo contra las Marchas de la Dignidad que pasado mañana confluirán en Oviedo frente a los Premios Príncipe de Asturias para protestar contra las políticas de austeridad. Caunedo, que ya intentó impedir la protesta, ocupando con dos exposiciones la plaza frente al teatro Campoamor, donde se entregarán los mencionados Premios, así como la calle adyacente, afirma, en una carta publicada en el diario regional ‘La nueva España’, que las personas que pretenden ‘atacar’ los Premios están construyendo desde la rabia. “A cualquier persona de cualquier ciudad del mundo, sin duda, le extrañaría, le dolería y le movilizaría, para impedirlo, que alguien se atreviera a intentar boicotear una ceremonia como esta que tanto bien supone para su ciudad, para su región y para su país”. El alcalde defiende que los Premios son “una bendición” para Asturias y para Oviedo y que no se puede tolerar que alguien intente convertirlos en “instrumento” de sus protestas. “Con ello, lo único que se conseguirá es dañar la imagen de Asturias y de Oviedo”. Curiosamente, entre los premiados de este año, Joaquín Salvador Lavado Tejón, Quino, creador de Mafalda, un personaje que se caracteriza por sus constantes protestas.

Por su parte, los activistas ven “lógico que los representantes de las políticas denunciadas carguen contra sus actividades. No hay peor imagen para un país que la desigualdad e injusticia social que provocan las políticas neoliberales”, sostiene Óscar Vega, miembro de la asamblea 22-M de Asturias. “¿Qué se puede esperar? Caunedo sólo demuestra, una vez más, su poco talante democrático”, asevera el activista, quien recuerda que su protesta en ningún caso es contra los premiados. “¿Qué sentido tiene –se pregunta Vega– seguir hablando de Marca España, con la que está cayendo, el nivel de paro que hay, de injusticia social, los recortes en educación, en sanidad...”

Hace justo tres años, Leonard Cohen recibía uno de estos premios. El poeta, novelista y cantautor canadiense desarrolló una carrera con una continua exploración de temas como la religión, la política, el aislamiento, las relaciones personales y la sexualidad. El crítico Bruce Eder lo definía como “uno de los cantantes y compositores más fascinantes y enigmáticos de finales de los 60”. Leonard Cohen descubría, en 1949, al poeta español Federico García Lorca y, en un parque de Montreal, a un joven guitarrista español que le enseñó unos cuantos acordes de flamenco en una guitarra de segunda mano que compró por 12 dólares. Cohen sólo recibió tres lecciones del guitarrista. Cuando iba a recibir la cuarta, el joven se suicidó. Pero eso fue suficiente para que el artista canadiense confesara, en el 2011, que “todo lo que encuentren favorable en mi música y en mi poesía viene de ahí”. Su pasión por Lorca es evidente. El pasado 21 de septiembre el compositor cumplía los 80 años.

La plataforma Fundición Príncipe de Astucias no ataca a este y otros premiados, pero piensa celebrar una caricaturesca gala alternativa. Entre sus nominados, cuya votación todavía está abierta, Ana Mato, candidata al premio de la Concordia “porque en pedir su dimisión todos concordamos”; José Ángel Fernández, candidato a los de las Artes, por “protagonizar la farsa más larga en la historia del sindicalismo mundial”; o Javier Rodríguez, Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, candidato a los premios de Investigación Científica y Técnica, “porque ha de ser objeto de investigación científica que en un país con un 25% de paro este individuo tenga la vida resuelta”. Por último, los activistas han preparado un gratuito “concierto por la dignidad” que se llevará a cabo en La Losa de Renfe de la capital asturiana. El Ministerio del Interior no quiere que ningún elemento externo emborrone la fiesta. Según El Confidencial, el departamento que encabeza Jorge Fernández Díaz ha enviado a Oviedo a un grupo de Información de la Policía Nacional con la única misión de que controle a los grupos que preparan una protesta coincidiendo con la entrega de los galardones.

Discurso subtitulado por el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. 21 de Octubre de 2011.


Una de sus canciones, en 1984.