lunes, 25 de mayo de 2015

El PP gana las municipales pero pierde la mayoría de sus feudos.

 Ada Colau y Manuela Cámara triunfaron en Madrid y Barcelona.
Fabra y Barberá reconocen los malos resultados en la Comunidad Valenciana.

Victoria amarga la del PP que gana las elecciones municipales pero pierde el poder absoluto. El PP resistió en la Comunidad de Madrid. Cristina Cifuentes tuvo la lista más votada –48 escaños, habiendo perdido 18–, con ventaja sobre Ángel Gabilondo, del PSOE, pero lejos de la mayoría absoluta  de 65 escaños conseguidos hace cuatro años. Cifuentes precisará del apoyo de Ciudadanos para poder mantener el gobierno del PP en la región. Podemos alcanza la tercera posición con 27 escaños, desapareciendo tanto UPyD como IU.  La aparente seguridad y confianza de Esperanza Aguirre, que esperaba hacerse con el ayuntamiento madrileño, sufrió un desplome durante la última semana y se desmoronó ayer con el aumento de votos de Ahora Madrid –de cero, pasó a 20 escaños–, provocando la irrupción de Manuela Carmena, quien con su nueva candidatura popular, formada por Podemos, Ganemos, Equo y una parte de IU, posiblemente obtenga, con el apoyo del PSOE, la Alcaldía de Madrid.  

Cristina Cifuentes, resistió al combate en la Comunidad de Madrid y podrá gobernar si alcanza un acuerdo con Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, cuarto en las elecciones. El PSOE, encabezado por Ángel Gabilondo, a 9 escaños del PP, ha conservado el segundo lugar de la Cámara. Pero, si quiere gobernar en no pocas ciudades tendrá que requerir y aceptar el apoyo de Podemos, un partido que atacó duramente en la campaña electoral y que aspiraba a superar al PSOE.  La conservadora Cifuentes resiste en la Comunidad de Madrid y podrá gobernar sólo si alcanza un acuerdo con el partido de Albert Rivera, cuarto en las elecciones. Partido que, durante la campaña, se desvinculó del PP. Gabilondo (PSOE) se queda a 9 del PP en segunda posición y Podemos, en la tercera. 

Ana Colau triunfó con “Barcelona en Comù”, arrasó y acabó con el liderazgo de Xavier Trias (CiU) en la capital catalana. Ahora podrá convertirse en alcaldesa, si logra una gran coalición de izquierda con el apoyo de PSC, ERC y las CUP. Fue la victoria de David contra Goliat, según explicó. Un “triunfo esperanzador e  ilusionante, al servicio de la gente, de los que piensan que se puede hacer política de otra manera”. Nunca hasta este momento, una mujer había conseguido colocarse al frente del gobierno de la capital de Catalunya y ella sabe que lo más difícil lo tienen por delante.

En Valencia, Rita Barberá –la mejor alcaldesa en palabras de Rajoy–  reconoce el mal resultado del PP en el Ayuntamiento que ocupó desde 1991.  Y, tanto la alcaldesa de uno de los feudos más importantes del PP, como Alberto Fabra, presidente de la Comunidad Valenciana, terminaron hundiéndose definitivamente, superados por le pacto de izquierdas formado por Comprimís (segunda fuerza, con 9 escaños), PSOE (cuarta fuerza, con 5 escaños) y Valencia en Comú (3 escaños). Ni siquiera con Ciudadanos podría pactar.

El PP ha perdido en estas elecciones hasta dos millones y medio de votos y el histórico bastión de la derecha amenaza con desplomarse.