sábado, 30 de mayo de 2015

La prensa europea destaca el triunfo de “los indignados” en España.


The Guardian escribe sobre la batalla electoral que se libró la noche del pasado domingo, 24, en Madrid, refiriéndose a Aguirre y Carmena.  Destaca que Ada Colau se sentará en la silla del consistorio barcelonés. El periódico de Manchester, que identifica a Barcelona en Comú y Ahora Madrid como las fuerzas que representan a “los indignados”, ve claramente una transformación del bipartidismo español en un tetrapartidismo propiciado por la brillante irrupción de los emergentes de “Podemos” y “Ciudadanos”. Destaca el independismo, hablando de la proximidad del “terremoto de la política española”. Miguel-Anzo Murado, periodista, escritor gallego y autor del texto, estudia los resultados de elecciones en Cataluña y la manera como pueden afectar las del 27-S. Dice que se ha hablado mucho de que el principal partido independista –CiU- pediera la ciudad de Barcelona, pero recuerda que, a pesar de ser un duro golpe, el sostén a la independencia ha crecido sustancialmente y ha ganado las elecciones de Cataluña. Sobre las elecciones dice que los partidos del sistema, PP y PSOE, han perdido la hegemonía, pese a haber mantenido el 50% de los votos, y, en Barcelona y Madrid, han sido derrotados por los partidos de los “indignados”.  Ciutadans, calificado de centro derechista, ha tenido buenos resultados, pero no los que ofrecían las encuestas, que lo habían sobreestimado. Sobre las elecciones de septiembre explica: “El gobierno catalán tiene la intención de convertirlas en un referéndum sobre la independencia y si los resultados del domingo se repiten, puede realmente ganar”. El articulista cree que, en septiembre, los partidos independistas pueden “obtener la mayoría de escaños en el Parlamento, pero sin la mayoría de votos. Fuera como fuera, el debate político español cambiaría realmente”.

Para The New York Times, “Podemos” es un partido de extrema izquierda. La noticia no viene en portada, como en The Guardian, sino en las páginas dedicadas al mundo en general, y a Europa, en particular. El NYT prefiere escribir “Popular Party” antes que “People’s Party”, como hace el periódico británico, con claras resonancias del otro lado del extinto telón de acero. Y subraya las palabras de Carmena, asegurando que trabajará duro para conseguir seducir a los que no han votado por el cambio. El autor de la crónica destaca que Ada Colau, “tras enjugarse unas lágrimas”, levantó el puño en señal de victoria y felicitó a sus seguidores porque “gente normal, que normalmente carece de poder, tuvo una oportunidad histórica y la ha usado”, en alusión al voto que la ha conducido a la alcaldía de Barcelona.

Le Monde  publica numerosos artículos y reportajes sobre lo que ha calificado de “seísmo político en España”. En La Repubblica, es general la curiosidad que se aprecia por “las fuerzas surgidas desde abajo”. Süddeutsche Zeitung o Der Spiegel muestran un interés aparentemente más frío, incidiendo en que la corrupción de los partidos tradicionales ha torpedeado el bipartidismo y hecho emerger partidos y coaliciones dispuestos a acabar con ella. O Globo y Clarín –de Brasil y Argentina– ocupan un buen espacio con la noticia, en general, destacando que la izquierda sube en España, desbancando al poderoso partido de derechas por excelencia. En la BBC destacan que han ganado los partidos anticorrupción.