domingo, 10 de abril de 2016

Desplantes, sinsabores y regalos a la Corona.

El Rey Felipe VI.

En lo que va de año, los desplantes a la Corona han ido ‘in crescendo’. El último llegó hace unos días, cuando el municipio barcelonés Premià de Mar declaraba a Felipe VI ‘persona non grata’ gracias a una moción de la CUP apoyada por ERC, ICV y dos de los siete concejales de CiU. Con este ya son cuatro los municipios que se han desvinculado del rey de España, todos situados en la autonomía catalana. El primero que abrió la veda, el pasado 26 de enero, fue Breda (Girona). Semanas después los consistorios de Arenys de Munt y Torrelló (Barcelona) siguieron su ejemplo y aprobaron resoluciones similares, todas ellas presentadas por ERC. En los tres casos se justificó la decisión por la oposición del monarca al proceso independentista y por su desplante a la presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, a la que el rey rehusó recibir en el palacio de la Zarzuela. Forcadell pensaba comunicar formalmente la elección de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat, tras la investidura del nuevo presidente catalán. Estas declaraciones sin validez jurídica reflejan el malestar de los ciudadanos catalanes con respecto a la monarquía. También protagonizaron desplantes al rey otros ayuntamientos, como el de Cervera (Lleida), que pidió a la infanta Leonor que renunciara a su título de condesa de Cervera, y otros políticos, como Ada Colau, que retiró el pasado mes de julio el busto del rey del salón de plenos y privó a la infanta Cristina de la Medalla de Oro de la ciudad. En la misma línea, el alcalde de Cádiz, José María González Santos (Kichi), o la presidenta del parlamento de Baleares, Xelo Huertas, de Podemos, argumentaron estar en contra de la monarquía, ya que su formación es democrática y creen que el rey debe ser elegido por los ciudadanos. Todos ellos retiraron el retrato real de sus despachos. Algo que no quebranta ninguna normativa, ya que la legalidad española sólo obliga a colocarlo en un lugar preferente en el salón de plenos. En otras localidades catalanas se han debatido resoluciones similares que, finalmente, fueron rechazadas gracias a la oposición o abstención del PSC, PP, Ciudadanos y Convergencia, según los casos. Así ocurrió en La Seu d'Urgell (Lleida), donde la moción presentada por ERC fue tumbada por los votos en contra de los socialistas y la abstención de CDC. El voto de los convergentes también fue clave para rechazar sendas iniciativas de ERC y de la CUP, en Villafranca del Penedés y Garriga (Barcelona).

Trabajadores del Ayuntamiento de Barcelona retiran el busto del Rey Juan Carlos del salón de plenos.

La declaración de 'persona non grata' es una competencia que el derecho internacional reserva en exclusiva al gobierno de un país soberano, de manera que las mociones aprobadas por un ayuntamiento no tienen ninguna validez jurídica. Pero sí determinan el grado de rechazo de estas comunidades por la figura real. Catalunya es la autonomía que más ha intentado desvincularse de la monarquía en los últimos tiempos. En Girona, el ayuntamiento ha pedido cambiar el nombre de la Fundación Princesa de Girona, pues considera que Doña Leonor no representa a la ciudad. En Cervera (Lleida), se aprobó, en junio de 2014, una moción que le pedía a la Princesa de Asturias que renunciara al título de condesa de Cervera, pero la Casa del Rey ya ha contestado que Doña Leonor “como heredera de la Corona de España, ostenta con mucho orgullo, entre otros títulos, el de Condesa de Cervera”. El Ayuntamiento de Barcelona que dirige Ada Colau retiró, en julio pasado, el busto de Juan Carlos I del salón de plenos y privó a la Infanta Cristina de la Medalla de Oro de la ciudad. Junto al de la Ciudad Condal, otros tres municipios catalanes han rechazado colocar el retrato del rey en un lugar adecuado del salón de plenos, motivo por el que la Delegación del Gobierno ha presentado recursos contenciosos administrativos contra ellos. En Olot (Girona), el Consistorio, gobernado por CiU y PSC, aprobó retirar el retrato del Rey Felipe del salón de plenos, si bien el alcalde, Josep Maria Corominas, precisó que no procederían a descolgar la imagen del monarca hasta que tenga la “seguridad jurídica” de que no vulneran la ley. La moción, presentada por la CUP, contó con el respaldo de todas las formaciones, con la única excepción del PSC, que se abstuvo. También en Galicia, Baleares, Cádiz y Navarra andan a vueltas con los símbolos monárquicos. En Ferrol, el PP, con el apoyo de Ciudadanos y la abstención del PSOE, consiguieron frenar la intención de Ferrol en Común, el partido del alcalde, de retirar el busto de Juan Carlos I de la fachada del consistorio. Otros destacados alcaldes del cambio, como el de A Coruña, Xulio Ferreiro, o el regidor de Cádiz, José María González Santos 'Kichi', retiraron el retrato de Felipe VI de su despacho, algo que pueden hacer pues la ley sólo obliga a colocarlo en un lugar “preferente” del salón de plenos del ayuntamiento. Y, en Baleares, la presidenta del Parlamento, Xelo Huertas (Podemos), también retiró el retrato de Felipe VI de su despacho por sus convicciones republicanas. En el ayuntamiento de Palma, donde gobierna el Partido Socialista de las Islas Baleares, con el apoyo de MES y Som Palma, el busto del Rey se ha trasladado a un lateral del salón de plenos.

 Marisol Moreno, “la Roja”,  condenada a una multa de 6.000 euros por llamar al Rey Juan Carlos “hijo puta y borracho

El Gobierno de Navarra ha vetado a los reyes en las próximas entregas del Premio Príncipe de Viana, al considerar que, en sus orígenes, este premio nunca estuvo vinculado a la Corona. El Consistorio de Pamplona, gobernado por EH Bildu, sí podría vulnerar la normativa, pues la imagen del rey luce en la pared posterior del salón de plenos, detrás de las últimas filas de asientos reservados al público. La entrega de los premios Princesa de Asturias, en Oviedo, también provoca rechazo en la ciudad. Podemos e IU respaldaron una concentración de protesta contra el acto en su última edición, mientras que, en los últimos presupuestos municipales (el PSOE gobierna con Podemos e IU), se aprobó recortar en 50.000 euros la subvención que el Ayuntamiento concede a la Fundación Princesa de Asturias, por la presión que los socios de los socialistas hicieron en este sentido. En Zaragoza, un juez tuvo que paralizar el cambio de nombre del Pabellón Príncipe Felipe, impulsado por el equipo anterior de Gobierno de la Chunta Aragonesista y que ha continuado el gobierno actual dirigido por Zaragoza en Común. En el verano pasado, el nuevo equipo de Gobierno aprobó un decreto para cambiar el nombre del pabellón, para que pasase a denominarse Pabellón José Luis Abós, en honor al técnico del club de baloncesto de la ciudad, fallecido de cáncer. En Torrevieja (Alicante) ya le han cambiado el nombre al Pabellón de Deportes 'Infanta Cristina', pasando a llamarse 'Palacio de los Deportes de Torrevieja', al igual de lo que ha ocurrido con el pabellón de deportes de Roquetas de Mar (Almería). En Pinto (Madrid), su alcalde, Rafael Sánchez (Ganemos Pinto), ha anunciado la celebración de un referéndum para consultar a los vecinos si quieren cambiar de nombre el centro cultural Infanta Cristina. En algunos casos, los gestos de desprecio a la Corona han sido castigados por la Justicia al incurrir en un delito de injurias. Es el caso de la concejal de Guanyar Alacant, Marisol Moreno, conocida como “la Roja”, que ha sido condenada a una multa de 6.000 euros por llamar al Rey Juan Carlos “hijo puta y borracho” y afirmar que la Familia Real estaba formada por “vagos, estafadores, borrachos y asesinos”. No obstante, el equipo de gobierno municipal entiende que esta condena no está entre los supuestos acordados por PSPV, Guanyar Alacant y Compromís para pedirle su dimisión. Una multa de menor cuantía, de 240 euros, tiene que pagar Ernest Bru, el tuitero que se cagó e insultó en la red social Twitter al Rey Felipe VI y a la Reina Letizia, a quienes llamó “hijos de puta” y “tontopollas” el pasado 2 de julio de 2015. Bru fue condenado por el Juez Central de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Felipe VI se sube el sueldo.

Paralelamente a los desplantes a la Corona, también se han registrado algunos favores a la misma. Gran perplejidad causaba hace unos días la noticia de que el Rey Felipe VI, pese a su conocida virtud por la mesura, la modestia, la contención y el equilibrio, se había subido su sueldo, el de su esposa, la Reina Letizia, y el de toda la Familia Real. “Con más de 4 millones de parados, una crisis económica que aún sacude el país y una parálisis política e institucional –decía al respeto Diariocrítico–, el rey Felipe VI, por su cuenta, ha decidido aplicar a la Familia Real y al personal de la Zarzuela una subida del 1%. La noticia ha causado perplejidad en toda la sociedad, que no se esperaba un gesto así del monarca. Don Felipe ahora ganará un total de 236.544 euros brutos, una cantidad mareante y desorbitada, casi 20.000 euros brutos al mes. Por su parte, la Reina Letizia ganará 130.092 euros y su padre, el Rey Juan Carlos, 189.228 euros, casi tanto como su hijo. Lo hizo por la vía de la subida aplicable a sueldos de trabajadores del sector público, por lo que sus altos cargos, personal laboral y otros trabajadores de la Casa Real se verán beneficiados. Algo bastante lógico, que ha extendido a los honorarios directos de la Familia Real pese a lo abultados que ya eran de por sí. Como es sabido, estos sueldos estuvieron congelados durante lo peor de la crisis, desde 2010. Después bajaron un 12% hasta 2014. Lo que hace ahora es recuperar parte de esa caída ya que, en 2015, el primer año en el que podía aplicar sus políticas gananciales, se bajó voluntariamente un 20% el sueldo, levantando aplausos en la opinión pública, algo que ahora daña con esta nueva decisión en sentido contrario”. Pese a estas y otras manifestaciones en contra, la Corona sigue regodeándose en todos los actos que realzan su presencia. Zarzuela confirma que ha habido algún sueldo que no se ha aceptado en cumplimiento de la norma vigente, aunque no se identifica por respeto a quien los ofreció, mientras que sí figuran los que fueron aceptados. En la lista, figuran aquellos sueldos que se consideran “institucionales”, relacionados con las actividades oficiales de los miembros de la Familia Real, y cuyo destino final será decidido una vez sean inventariados por Patrimonio Nacional, institución destinataria de todos ellos. Al igual que en 2015, la retribución de don Juan Carlos representa un 80% de la de Felipe VI, mientras que la percibida por la Reina Letizia supone un 55% y la de doña Sofía, fijada en 106.452 euros, un 45%.

El Rey recibió un casco, firmado por Marc Márquez, en 2014.

A este gesto se le añade el de la relación de regalos recibidos por la Casa Real que, por primera vez, se publica aunque no se detalla su valor. El régimen de regalos que el Monarca aprobó, a finales de 2014, establece que los miembros de la Familia Real no podrán aceptar obsequios que, por su “alto valor económico, finalidad o interés comercial o publicitario”, puedan “comprometer la dignidad” de sus funciones institucionales, ni “favores o servicios en condiciones ventajosas” ni tampoco préstamos sin interés o dinero. El rey ya no podrá recibir regalos como el Fortuna. Decidido a regular los privilegios y regalos a miembros de la Casa Real, Felipe VI recibió, en el 2015, un total de 151 presentes, mientras que la reina Letizia no supera los 80 y el rey emérito, nueve. La Casa Real difunde la relación de los 326 regalos, entre los que figuran corbatas, gemelos, placas, estilográficas, bandejas, platos, peluches para las hijas de los reyes y la serie Juego de Tronos, obsequiada al Rey por el líder de Podemos, Pablo Iglesias. El Rey Felipe VI fue el destinatario de casi la mitad de los presentes ofrecidos a la Familia Real durante el año pasado, seguido de la Reina Letizia y de los 57 de los reyes conjuntamente. Pese a que apenas participan en actos oficiales, también hubo 16 obsequios para la actual Princesa de Asturias y su hermana, la Infanta Sofía, mientras que su abuela, la Reina Sofía, recibió doce, su abuelo, el Rey Juan Carlos I, nueve, y uno para los dos. Entre los regalos recibidos por el rey emérito destaca el portarretratos con fotografía dedicada del jeque Abdullah Bin Zayed Al-Nahyan, ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos; una caja de nácar de los de Jordania; un plato ruso de porcelana del embajador de Rusia en España; y unos gemelos y un llavero de la embajadora del sultanato de Omán en España.

Incluso Pablo Iglesias le hizo un regalo al Rey.

En EEUU, los Obama tienen, por ley, un margen muy pequeño. No pueden aceptar regalos que superen los 20 euros. En el mismo sentido, aunque con algo más de presupuesto, el presidente de la República Francesa no puede aceptar ningún obsequio que valga más de 150 euros. Felipe VI recibe espadas, monedas, grabados, rifles y medallas y maquetas de aviones. La reina, prendas de ropa y complementos como bolsos, vestidos, pañuelos, pulseras, pendientes, una bombonera, una blusa y varios fulares. En la visita que los reyes de España realizaron el pasado 2 de febrero a Portugal, el presidente de la República de Portugal y su esposa, tras almorzar con los reyes de España, regalaron a Felipe VI el libro Braga de André de Soares, de Eduardo Pires de Oliveira, mientras que a Letizia le entregaron un bolso. En otra visita a Colombia, del 1 de marzo de 2015, el rey recibió una insignia del proceso de paz colombiano, mientras que el obsequio para la reina Letizia fue una “pieza textil”. Y el 13 de septiembre pasado, los reyes recibieron a la máxima autoridad de Rumanía, país del este de Europa y a su señora en La Zarzuela, recibiendo una espada para Felipe VI y una blusa para la reina Letizia.

       El rey Felipe  VI llega por mar a la ría de Ferrol, durante su visita a la Estación Naval  A Graña.

Llama la atención el escaso interés editorial de los medios en abordar la moralina que subyace tras el inventario de los 326 regalos recibidos por la Casa del Rey. Antonio Casado describe el “striptease” de la misma: “Por primera vez en sus cuarenta años de vida nueva, la Corona nos enseña el forro de sus bolsillos... No estamos acostumbrados a confesiones comprometidas en nombre de la moralidad de la vida pública, tan detalladas como la que acaba de hacer Zarzuela sobre los regalos recibidos a lo largo de 2015... Felipe VI prometió ejemplaridad desde que la abdicación del padre, en junio de 2014, le puso frente a un clima de descrédito de la Corona. Y han sido sus actitudes las que han servido para ir remontando día a día la ola de decepción popular formada a raíz de hechos como la caza del elefante en Botsuana, las andanzas inconfesables de don Juan Carlos o el procesamiento de su hija. Sin embargo, el 'striptease' de Zarzuela ha pasado por los medios de comunicación como un asunto de menor cuantía. En realidad, ha venido a quedarse en distraído anecdotario sobre el bazar acumulado en la residencia de la familia real. Libros, corbatas, placas, jarrones de porcelana, gemelos, prendas deportivas, una silla de montar, monedas, maquetas, prendas deportivas, etc., cuyo destino ha de decidir ahora una comisión mixta Patrimonio Nacional-Casa del Rey. La comisión determinará cuáles serán los obsequios de ‘afectación’ a favor del patrimonio público (los de valor histórico o alto valor económico). Los demás se consideran fungibles, es decir, de desgaste por su libre uso. Son la mayoría, pues una de las costumbres impuestas por el nuevo equipo de la Zarzuela es comunicar previamente a la presencia de los Reyes en un determinado organismo que estos no aceptarán de ninguna manera obsequios de alto valor económico... El 'striptease' de Zarzuela ha pasado por los medios como un asunto de menor cuantía. En realidad ha venido a quedarse en distraído anecdotario…He aquí alguien que cumple lo que dice respecto a los principios de integridad, honestidad y transparencia pregonados en las primeras intervenciones de Felipe VI. Motivo suficiente para el agradecimiento público que se ha echado de menos por la ejemplaridad que subyace a la publicación de las cuentas de la Casa del Rey, incluidos los sueldos de todos y cada uno de sus miembros… Valgan estas dos referencias textuales. La primera: ‘Debemos cortar la corrupción de raíz y sin contemplaciones’. La segunda: ‘Las conductas que se alejan del comportamiento de un servidor público provocan, con toda razón, indignación’. Con hechos contantes y sonantes, Felipe VI  ha venido a demostrar que, en materia de lucha contra la corrupción, cuando se quiere se puede”.

Don Juan Carlos I, con su hijo, el rey Felipe VI.

“Cuando llegó la Segunda República –recuerda Enric  Sopena en un artículo publicado en ElPlural.com–, el escritor Ramón María del Valle-Inclán declaró lo siguiente: ‘Los españoles han echado al último Borbón, no por Rey sino por ladrón’. ¿Fue un ladrón Alfonso XIII? Todo señala que sí, que lo fue. ¿Don Juan de Borbón, lo fue, al parecer? El diario El Mundo lo da por hecho. Tras leer los papeles de Panamá tiuló: ‘El precedente de Don Juan y su herencia en Suiza. El Gobierno lleva desde 2013 sin contestar la pregunta parlamentaria sobre el legado que se repartieron Don Juan Carlos y sus hermanas’. En este asunto, Juan Carlos I debería tener mucho que hablar al respecto, y no positivamente, porque su pulcritud como jefe de Gobierno no ha sido nunca su dimensión más confortable. El Rey se tuvo que marchar, entre otras circunstancias evidentes, porque el caso de los millones y millones de una de sus hijas y de su deportivo suegro, se abrió a la justicia. Y, de pronto, aparece en el tablado doña Pilar de Borbón, hermana de Juan Carlos I, y le sale a la monarquía otro grave roto que le ha funcionado durante cuarenta años. El Rey actual, hijo de Juan Carlos I y de Sofía, ha callado ante su tía y los negocios de esa familia. En fin, que todo huele de nuevo mal y no sólo en Dinamarca. También sucede algo parecido en la familia de Jordi Pujol y sus corruptos catalanes”.

       Pilar de Borbón culpa a ETA de su presencia en una sociedad panameña.

Pilar de Borbón reconoce en un comunicado que tuvo junto a su marido, Luis Gómez-Acebo, una sociedad en Panamá, entre 1974 y 2014, pero asegura que en ella nunca se hicieron ingresos “fuera del control de las autoridades fiscales”. La tía del rey y hermana de Don Juan Carlos asegura que no ha incumplido “ninguna obligación que exigiera la legislación tributaria española”.  La infanta asegura que la propiedad nació en 1969 y era propiedad de Aleko Papamarkou, “conocido empresario y amigo personal de mi marido”. Pero Luis Gómez-Acebo se unió a la sociedad, en 1974, “a raíz del frustrado intento de la banda terrorista ETA del secuestro simultáneo de mi padre y mi esposo”, lo que le llevó a “iniciar actividades alejadas de España”. Y, según ella, el señor Papamarkou “cedió a mi marido la titularidad de la referida sociedad”. Por “razones de seguridad personal” y “ante la gravedad de posibles eventualidades  se juzgó prudente que yo también figurase en la Junta Directiva”. El comunicado continúa asegurando que en la década que va desde la formación de la sociedad hasta la detección del cáncer que le fue diagnosticado, en 1984, el marido desarrolló varios proyectos, pero sin éxito económico por “la grave recesión que experimentaba la economía en esos años”. Después, la sociedad no realizó más actividades profesionales porque entonces su “única prioridad” era “el avance de su enfermedad. La decisión de disolver la sociedad se produjo en la fecha en que finalmente se llevó a cabo sin mediar ninguna circunstancia ajena a mi propia voluntad de disolverla, al no contar con recursos suficientes ni expectativas que justificasen su mantenimiento”. Y añade que “cualquier otra interpretación sobre la finalización de su actividad es sencillamente errónea”. La infanta también arguye que el hecho de que figurasen en la sociedad tanto ella, como su marido, “al igual que, posteriormente, uno de mis hijos” es una prueba de que no había “voluntad de ocultación”. “De haber querido evitar que se conociese dicha vinculación, hubiéramos procedido de manera diferente desde el principio”, asegura, aludiendo a la posibilidad de contratar testaferros, dado que antes había presumido que la sociedad se fundase “sin necesidad de recurrir a terceras personas”. Por último, asegura que “dicha sociedad nunca ha tenido ingresos fuera del control de las autoridades fiscales correspondientes ni tampoco ha incumplido ninguna obligación que exigiera la tributaria española”. La infanta acusa directamente a los periodistas de que “el escándalo lo están montando ustedes”.

El obispo de Mallorca, Javier Salinas saluda a Felipe VI, en la entrada de la catedral de  Palma de Mallorca.

Pedro Prieto, periodista jubilado –de Fuerteventura– que vive en Mallorca, escribe en su web: “No quiero enmendar la plana a nadie, ¡Dios me libre!, pero desde que los Reyes de España oficializaron la Misa de Pascua en la Seo, a lo cual nos podemos remontar al primer mandato de Joan Fageda en el Ajuntament de Palma, nunca había ido ninguna autoridad, fuera del Ajuntament, Consell y Govern (ni Pepera ni del Pacte) a este acto. Siempre han ido los Reyes y su familia, cuando era numerosa y cuando comenzó a menguar. Fue José Ramón Bauzá, el anterior presidente del Govern, quien un buen día, hace cinco años, apareció por allí dando manos a diestro y siniestro, metiéndose en todas las fotos que pudo y cabreado con ello a los fotógrafos, pues ¡quién es ese tío! y ¡qué pinta ese aquí!, se preguntaban. Al año siguiente repitió, ahora acompañado con la presidenta del Consell, María Salom, con la que volvió los dos años siguientes.

 La familia real, antes de la misa, en la Catedral.

“Queremos decir con ello que, respetando todas las opiniones, hasta Bauzá, ninguna autoridad fue a esa misa. Ni incluso Matas y María Antonia Munuar, que no vean como les gustaban las fotos, y más con los Reyes al lado. Entonces, los que gobiernan ahora han hecho las cosas como –repito– peperos y pactistas hacían antes de Bauzá. No ir. Entre otras cosas porque allí no tienen nada que hacer, salvo pintarla y fastidiar las fotos. Y por favor, que nadie se la coja con papel de fumar, pues a mí me da lo mismo que vayan o no, pero no creo que si no han ido haya sido por hacerles un feo. A Hila, el alcalde de Palma, y a Francina Armengol, la presidenta del Govern, les hubiera encantando estar al lado de los Reyes ese día, como encantada estuvo la presidenta del Parlament la noche del pasado Lunes Santo en la Seo, sentada al lado de la Reina emérita Sofía”.


Vicente Clavero titula su artículo en Público.es: “Los Borbones, sus cuentas y sus cuentos”. “Para unos medios –escribe–, la infanta Pilar es la ‘hermana del rey emérito’. Para otros, ‘la tía de Felipe VI’. Aquéllos seguramente pretenden significar que sus andanzas panameñas son cosas del pasado. Éstos no se avienen a desvincularlas de la ‘nueva’ monarquía supuestamente inaugurada por el hijo de don Juan Carlos. Yo tampoco las desvinculo, porque la monarquía de antes y de ahora son una misma, y también lo es la familia que la encarna. Pese a su pregonado patriotismo, la afición de los Borbones a expatriar sus capitales, como hizo la infanta Pilar durante cuarenta años a través de una sociedad opaca ubicada en Panamá, viene de muy antiguo. Su abuelo Alfonso XIII desvió a bancos de París y Londres parte de la fortuna que acumuló durante su reinado. Y eso fue lo que le permitió no irse al exilio con lo puesto cuando le pilló por sorpresa la proclamación de la Segunda República. Según algunos autores (José María Zabala, El patrimonio de los Borbones), el 14 de abril de 1931, Alfonso XIII disponía en dichos bancos de valores extranjeros por un importe equivalente a casi cincuenta millones de euros de hoy. Gracias a ello, pudo darse en el exilio una vida de lujo, si no de crápula, y costear la de su numerosa familia, que tenía por costumbre no dar un palo al agua. En los diez años escasos transcurridos hasta su muerte, el depuesto rey se fundió dos terceras partes del dinero que había colocado a buen recaudo fuera de España. Quedaron poco más de dieciocho millones de euros a repartir entre sus herederos, de los que fue el conde de Barcelona quien sacó más tajada”.


Vicente Clavero termina así su artículo: “Entre lo que le legó directamente su padre y lo que le correspondió a la muerte de la reina Victoria Eugenia, don Juan de Borbón recibió lo que hoy serían unos siete millones de euros, que engordaron con la posterior venta de los palacios de La Magdalena (Santander) y de Miramar (San Sebastián) y de la isla de la Cortegada (Pontevedra), entre otras propiedades inmobiliarias. Aunque diga lo contrario la leyenda, el conde de Barcelona no murió pobre. El Mundo reveló hace tres años que don Juan dejó un patrimonio de 1.100 millones de pesetas de 1993, de los que 728 millones permanecieron custodiados por la banca suiza incluso después de su regreso a España. La mitad, aproximadamente, recayó en su primogénito, don Juan Carlos, que nunca repatrió ese dinero, según reconoció la propia Casa Real en 2013. Si el ahora rey emérito tuvo otras cuentas en el extranjero, como mínimo para alejarlas del escrutinio público, es una incógnita que sin duda algún día se despejará. Su abuelo hacía negocios amparado en el título de duque de Toledo, cuando no en nobles y cortesanos que le servían de tapadera. A miembros de su propia familia no utilizó nunca, que se sepa”.





Entre los fotomontajes de esta semana el de @JustetJusted, el de Rokambol, el de Hartos.org. y el de OXFAM Intermón. La productora El Deseo desconvocó el photocall y las entrevistas previstas para este miércoles en Madrid con motivo del estreno este viernes de 'Julieta', la nueva película de Pedro Almodóvar. Pedro Almodóvar era noticia desde el pasado domingo tras aparecer su nombre en los 'papeles de Panamá', las “filtraciones” de documentos del despacho de abogados Mossack Fonseca, especializado en la creación de empresas 'offshore', en el que aparecía su nombre. El lunes, Agustín Almodóvar, hermano del cineasta, exculpó a Pedro Almodóvar y afirmó que la creación de una empresa “offshore”, en 1991, estuvo provocado “única y exclusivamente” por su “falta de experiencia”. Agustín Almodóvar aclaró que, desde los primeros momentos de la constitución de El Deseo, Pedro y él se repartieron las tareas y obligaciones de la productora “de una forma muy clara”: “Yo me hice cargo de todos los asuntos referidos a la gestión de la empresa y él se dedicó a todos los aspectos creativos”. En este sentido, destacó que la constitución de la sociedad, en 1991, se debió a la ¡recomendación! de sus “asesores” ante “una posible expansión internacional” de su empresa y argumentó que se dejó morir la sociedad sin actividad, debido a que “no encajaba” con su forma de trabajar. “Lamento profundamente –dijo– el perjuicio que está sufriendo la imagen pública de mi hermano, provocado única y exclusivamente por mi falta de experiencia en los primeros años de andadura de nuestra empresa familiar”. 


Mario Vargas Llosa no sabía que tenía una cuenta en Panamá porque él es de Letras. ¡La maldición de Esperanza Aguirre! Vargas Llosa, con el típico sombrero que te regalan al abrir una cuenta en un banco panameño. El sentido de la vergüenza y Lo siento mucho…








El humor en la prensa de esta semana: El Chicotriste, Guillermo, Owen Jones (escritor y columnista de The Guardian), El Roto, Forges, Peridis, J. R. Mora, Ferrán, Vergara, Fontdevila, Ricardo, A. López…






















Pep Roig, desde Mallorca: Pagar hasta por respirar, Dejad que los ricos se acerquen a mí, Solidaridadhillaridad, Honorables corruptos, La tontería (europea) de dimitir, Patriotas en economía exteriorizada y ¡Qué vergüenza!








Entre los vídeos de esta semana, los regalos en la Casa del Rey. La Casa del Rey recibió 326 regalos institucionales durante 2015, cuya lista hizo pública el jueves, en virtud de los principios de transparencia adoptados por Felipe VI desde su proclamación.
   
El abuelo le cuenta a su nieta Leonor el cuento de su propia vida. Del "Polònia" 28 (TV3), 9-11-2006; Toni Albà (Juanito), Agnès Busquets (Leti).
   
 Los Papeles de Panamá: cómo nos afectan los paraísos fiscales.
   
Participa en la campaña de financiación del próximo disco de The Boo Devils www.ulule.com/the-boo-devils.
    
Isidor Marí actuó el 5 de marzo en Manresa. Estas son algunas de sus canciones con las que deleitó al público en la sala gótica de Sant Andrés.