domingo, 24 de abril de 2016

Las manos sucias de Manos Limpias y de Ausbanc.

Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, y la abogada Virginia López, muestran sus manos en la sede del sindicato.

El juez Santiago Pedraz tiene “motivos bastantes” para creer que Luis Pineda, presidente de Ausbanc (Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios, creada a mediados de los 80) y Miguel Bernad, presidente de la asociación y secretario general del sindicato Manos Limpias, respectivamente, son responsables de una retahíla de delitos y cimentaron una organización criminal, decretando el pasado lunes, 15 de abril, la prisión incondicional para ambos. En esta causa, iniciada el 23 de febrero de 2015, Bernad es acusado de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal; y Pineda de lo mismo, más estafa, administración desleal y fraude en las subvenciones. Los acusados niegan los hechos ante el magistrado y se presentan como víctimas de una persecución del Estado por sentar en el banquillo a políticos, empresarios, e incluso a la infanta Cristina. Pedraz decreta la libertad provisional sin fianza para los otros tres detenidos en la denominada Operación Nélson. Se trata de Javier Castro Villacañas, director de comunicación de Manos Limpias, y de dos altos cargos de Ausbanc: el adjunto al director, Ángel Garay, y el tesorero Alfonso Solé. El magistrado justifica el encarcelamiento de los dos principales imputados al considerar que pudieran malbaratar la investigación. Luis Pineda dirigía la estructura “cuya finalidad última era la obtención de un beneficio económico ilícito de sus miembros”. Ausbanc presionaba a los bancos para “llevar a cabo determinados acuerdos económicos, enmascarados como convenios publicitarios”, explica el instructor. El dinero de Ausbanc procedía también del cobro de subvenciones en su condición de asociación sin ánimo de lucro y de las aportaciones de los asociados. Pedraz apunta que esos fondos no redundaban en el beneficio de los contribuyentes, sino que se destinaron a sufragar a colectivos como Manos Limpias y a otros para obtener un beneficio personal en última instancia. Pineda se encargaba directamente de “presionar a las entidades en busca de financiación”. El juez relata cómo “consiguen llegar a algún tipo de acuerdo económico” a cambio de rebajar las pretensiones procesales de la asociación o incluso archivar las demandas. Y perfila cómo la trama cuenta con un apoyo económico en Colombia, a través de sociedades de las que Ausbanc posee el 95%; en Venezuela, mediante firmas de las que la asociación cuenta con el 100% de las participaciones; en Estados Unidos, a través de empresas que han recibido 2.1 millones...

       Bernad, en el momento de su detención.

La instrucción de la causa, permitió conocer el papel de Manos Limpias. En base al escrito del magistrado, Luis Pineda empleó el sindicato “para reforzar la presión contra las entidades y lograr los acuerdos económicos”. El presidente de Ausbanc habría delegado en este colectivo la función de “ejercer la acusación particular contra determinadas personas, contando con el apoyo y beneplácito de Miguel Bernad a quien, en cierto modo, Pineda controla y maneja”. En un segundo nivel, se encontrarían Alfonso Solé, Ángel Garay y Francisco Javier Castro; y, en un tercero, aquellos cargos de Ausbanc que participan de forma activa en las actividades de la asociación que han dado lugar a la investigación. Por último, el magistrado sitúa en el cuarto escalón a los cargos menores del colectivo que, a su vez, son conocedores de las prácticas. La propia estructura de Ausbanc permitió, según Pedraz, el completo dominio de Pineda y sus cómplices. El juez cuenta que se aprecian múltiples relaciones comerciales entre la asociación y empresas vinculadas a miembros de la Junta Directiva a través de las cuales habrían obtenido grandes retribuciones por un trabajo que, a priori, se definía como sin ánimo de lucro. Ausbanc accedió a diferentes convocatorias de subvenciones “siéndole concedidas varias de ellas a lo largo de los años y algunas por importe de cuantía considerable”. El juez está pendiente de llevar a cabo las diligencias necesarias para esclarecer en qué condiciones le fueron concedidas esas ayudas a la asociación. Según Pedraz, “se observa cómo las entidades que tienen establecidos convenios publicitarios con Ausbanc tienen la certeza que dichos convenios llevan aparejados el no hacer mala publicidad de dichas entidades”. Es decir, que las sociedades o los bancos que pagaban se convertían en intocables. En toda esta negociación, se desprende una suerte de mercadeo: el miembro del colectivo que consigue un convenio se lleva una comisión y se asegura la inmunidad de la firma con la que ha pactado.

De izquierda a derecha, Mario Conde, Miguel Bernad y Luis Pineda.

En enero de 2015 y a menos de diez meses para las elecciones generales, Miguel Bernad está decidido a dar el salto a la primera línea política. “Su pseudosindicato ultraderechista –escribe José María Garrido en ElPlural.com– goza de una enorme popularidad mediática y está personado en algunos de los juicios que más minutos acaparan en los telediarios: caso Noos, Pujol-Ferrusola, Madrid Arena, tarjetas black, operación Púnica o Gürtel. Además, Bernad parte de un convencimiento personal: es el momento idóneo para la creación de un 'Podemos de derechas' que puede recibir el impulso de determinados medios de comunicación como Intereconomía (descontentos con la falta de apoyo recibido por parte del Partido Popular) y contar con el respaldo inicial de una amplia base electoral. Así se lo hace saber el líder de Manos Limpias a sus colaboradores más cercanos, poniendo como ejemplo que, en las últimas elecciones al Parlamento Europeo celebradas en mayo de 2014, Vox se quedó a tan sólo 50.000 votos de obtener un escaño, logrando la formación ultraderechista casi 250.000 papeletas. En su operación política, Bernad cuenta con el apoyo del presidente de Ausbanc, Luis Pineda quien, a su vez, hace de intermediario para que Mario Conde, pese a sus reiterados fracasos electorales, se sume a su proyecto político. Conde no tarda en subirse al carro y muestra su predisposición a colaborar en esta nueva aventura política”.   

       Cristina Seguí, “la nueva musa de la democracia”.

Paralelamente, el presidente de Ausbanc hace de intermediario para que Miguel Bernad pueda reunirse con la persona idónea para encabezar el cartel electoral del nuevo partido político: Cristina Seguí, una joven política valenciana considerada como “la nueva musa de la derecha”. Además de su amplia trayectoria profesional al líder de Manos Limpias le apasiona su belleza (expuesta incluso en Interviú). Pese a ser una mujer independiente y divorciada, ella no tiene reparos en defender públicamente a “la familia como núcleo vertebrador de la sociedad y el derecho a la vida como alternativa al llamado derecho al aborto”. Gracias a las gestiones de Pineda, el líder de Manos Limpias consigue reunirse con ella. “Lo hace –cuenta José María Garrido–, en una famosa marisquería de Madrid. En la cena, además de Bernad y Seguí, también participa Javier Castro Villacañas, licenciado en Derecho y director de una de las publicaciones de Ausbanc. Antes de llegar a los postres, Bernad y Villacañas exponen a la exdirigente de Vox sus planes electorales. Pero, en contra de lo esperado por Manos Limpias y Ausbanc, Cristina Seguí no acepta el ofrecimiento. Sus razones son sencillas: acabó quemada tras su participación en Vox y se plantea centrar su carrera profesional hacía la comunicación. En caso de volver a la primera línea política, prefiere hacerlo en un partido de centro derecha que ya esté consolidado; huyendo así de nuevas aventuras políticas. El no de Seguí supone un duro contratiempo a Manos Limpias y Ausbanc. A partir de la negativa de la política valenciana, a Bernad le empiezan a entrar dudas sobre la idoneidad de dar el salto a la política. Sabe que tanto su sindicato como Ausbanc se han granjeado poderosos enemigos en los juzgados y que si, finalmente, decide formar un partido político, su exposición mediática será aún mayor. Así se lo hace saber a algunos de sus colaboradores más estrechos. Aunque no les explica que, entre los temores de Bernad, también podría pesar que sus tejemanejes con Ausbanc pudiesen acabar con su ‘chiringuito’. La guinda la había puesto el fiscal, Daniel Campos, quien pedía al juez Santiago Pedraz prisión incondicional y sin fianza para Bernad y Pineda, presidentes de Manos Limpias y Ausbanc. 

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda.

En el auto de prisión del juez Santiago Pedraz se desgranan las prácticas de los máximos responsables de Manos Limpias y Ausbanc, Miguel Bernad y Luis Pineda, respectivamente, que coaccionaban a bancos a cambio de pagos para hacer publicidad positiva o retirar acusaciones. Fue el propio Luis Pineda el que pactó con Unicaja el pago de un millón de euros en forma de contratos publicitarios a cambio de retirar la acusación de Manos Limpias contra el presidente de la entidad, Braulio Medel, en el caso de los ERE. El juez Pedraz detalla cómo Luis Pineda negoció con Unicaja ayudar a Medel en su declaración como imputado en el caso ERE el 17 de febrero de 2016 y la posterior retirada de la acusación a cambio de pagar un millón de euros en dos plazos. Otro de los casos de chantaje se produce con el primer ejecutivo de la firma CreditServices, Javier López, al que el presidente de Ausbanc pide 300.000 euros anuales a cambio de publicidad positiva en las diferentes revistas que posee. Incluso sale a la luz la grabación de una conversación de 2006 realizada por Javier López, donde se escucha a los dos “hacer números” y negociar los pagos. “Me comentó que, o daba los 300.000 euros, o podía hundirme el negocio”, asegura López. Desde la Audiencia Nacional se intentó forzar al pago de uno de estos chantajes para pillar a los responsables de Ausbanc y Manos Limpias. La Fiscalía llegó a un acuerdo con la defensa de la Infanta Cristina para que pagara una parte de los 3 millones de euros que se le exigían para retirar la acusación del sindicato en el caso Nóos. Ese pago se iba a realizar la semana pasada, pero la filtración a la prensa de la investigación lo frustró, por lo que el juez Santiago Pedraz, decidió adelantar las detenciones al viernes 15 de abril, y los registros a la cúpula de las organizaciones. Filltraciones que causaron gran malestar en la Audiencia Nacional, ya que, si se hubiera hecho el pago trampa, el delito habría quedado probado con mucha más consistencia. De hecho, el juez Pedraz decidió abrir una pieza separada para investigar el origen de la filtración.

Virginia López Negrete, abogada de Manos Limpias, a la entrada del juicio por el Caso Nóos.

Aunque los líderes de Manos Limpias y  Ausbanc insisten en negarlo todo, el juez de la Audiencia Nacional consideró más que probables las acusaciones que recaen sobre ellos y decretó su prisión incondicional y sin fianza. Actuaban como una organización criminal al mando y orden de Luis Pineda. Y presentaban casos contra figuras o empresas a las que luego chantajeaban para poner fin a esas actuaciones. Además, el juez explica cómo se las arreglaban para conseguir contratos publicitarios coaccionando. Paralelamente, Virginia López Negrete, abogada de dicho sindicato, se desvincula de los chanchullos de Bernad y declara estar “espeluznada” con la detención e ingreso en prisión preventiva del secretario general del sindicato, Miguel Bernad, por presunta extorsión. “Los hechos me parecen horribles”, declara a EFE a su llegada a la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP) de Palma, donde el juicio del caso Nóos alcanzaba el martes la trigésimo cuarta jornada. “En mi vida y en mi carrera profesional nunca he pasado por algo parecido”, declara, asegurando que se ha enterado del escándalo por la prensa y que todo se ha hecho a sus espaldas: “Yo no tengo absolutamente nada que ver en toda esta maniobra”. López Negrete insiste en que ella sigue adelante con la acusación popular porque podría afectar a todo el procedimiento judicial. “Si yo renuncio, este procedimiento se suspendería, habría que nombrar un nuevo letrado, habría que darle un mínimo de dos o tres meses de tiempo para que se instruyera de una causa tan compleja, con el perjuicio económico para las arcas del Estado de todo ello”. Señala que, desde que Bernad fuera detenido, ha recibido “cantidad de correos electrónicos y anónimos, pidiendo que no renuncie al procedimiento. “Yo creo en esta causa. Tenemos sentada a una infanta de España porque, presuntamente, ha cometido unos hechos delictivos”. La abogada de Manos Limpias pide a la infanta ocho años de prisión como presunta cooperadora necesaria de dos delitos fiscales de su marido, Iñaki Urdangarin. Y fiscal del caso, Pedro Horrach, se niega a acusarla, enfrentándose duramente al juez instructor, José Castro, que sí ve indicios de delito. “Lo que defiendo yo –recuerda Virginia aquí–  son unas presuntas conductas irregulares y, entre ellas, a la infanta doña Cristina, presumiblemente responsable de unos delitos fiscales”. Y reclama que se deje funcionar a la Justicia y que caiga sobre los responsables “todo el peso de la Ley”…

La jueza Samantha Romero.
A raíz de las investigaciones en torno a las coacciones que Ausbanc habría realizado a entidades bancarias, el abogado de Torres pide la expulsión de Manos Limpias como acusación particular del caso Nóos. Samantha Romero, presidenta del tribunal, le responde que no es el momento de deliberar sobre esta cuestión y que será al término de la jornada cuando aborde la petición. Manuel González Peeters interviene de nuevo para replicar que esto “puede afectar a la continuidad del procedimiento”. Manos Limpias es la única acusación que ejerce acciones penales contra la Infanta Cristina, para quien reclama ocho años de cárcel como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales. Pero, lejos de retirarse del caso, Virginia López Negrete anuncia su intención de continuar en el proceso: “Sigo manteniendo el mandato de mi cliente y mi obligación profesional es estar aquí”. El aluvión de críticas hacia el papel de Manos Limpias lleva a la presidenta del tribunal, a exigir “rigor” puesto que “no hay una sentencia firme contra nadie” en el marco de las investigaciones de la Audiencia Nacional contra Ausbanc. “Hay que respetar el principio de presunción de inocencia”, dice. “A los juristas hay que exigirles rigor. Parece que lo importante no es lo que sucede en esta sala, y eso no se puede tolerar. No tenemos una sentencia firme contra nadie y la presunción de inocencia lo es para todos los ciudadanos”. Por su parte, Virginia López Negrete, en su turno de palabra, recalca que su cliente, como entidad jurídica, “ni está siendo investigado ni ha sido imputado. La única forma de permitirlo sería la suspensión de la propia persona jurídica con la eliminación de los órganos de Manos Limpias, pero ésta está plenamente activa y con plena capacidad de seguir en este procedimiento”. Y el Tribunal rechaza que este sindicato sea expulsado del procedimiento y que  “no haya ningún motivo para mantener su acusación”. Virginia López subraya que la entidad “sale reforzada” como acusación popular en la causa.

La revista Ausbanc, en El Senado.

El Senado ha estado “colaborando” con Luis Pineda, hoy en la cárcel, acusado de haberse dedicado a extorsionar a empresarios, políticos e infantas con el clásico: “O me pagas o te demando”. Aunque, en realidad, la amenaza era doble. El “O me pagas o te demando”, y “O me pagas, o publico escándalos sobre ti en mis revistas”. Y aquí es donde entra la colaboración del Senado, con la publicación de la revista Ausbanc que se exponía junto a otras en los stands donde se desplegaban. Revistas y publicaciones que se ofrecían gratuitamente a senadores y visitantes del edificio de los Grupos Parlamentarios. Pero, ¿quién había dado permiso para que Pineda colocara ahí su revista., como muestran las imágenes tomadas el pasado martes a primera hora? Curiosamente, lo que denuncia la investigación judicial es que, presuntamente, Pineda escondía los pagos que recibía de las extorsiones incluyendo publicidad de los donantes en estas revistas. Y más curiosamente, dichos ejemplares eran retirados del Senado nada más conocerse el asunto. A la carrera, poco después de que se tomaran estas fotos, las revistas de Ausbanc desaparecían de los stands del Senado ¿Quién dio la orden de esta retirada… la misma persona que había permitido que se distribuyeran? Además, la asociación de Luis Pineda pagaba a jueces para que participaran en foros, conferencias o jornadas sobre las cláusulas suelo o la nueva Ley Hipotecaria. Esta actividad era compatible con la judicatura y no constituía actividad irregular alguna. Junto a Ausbanc aparecen otras revistas económicas, profesionales, como Mercado de Dinero, cuya difusión de 45.129 números llegaba puntualmente a empresas, bancos y particulares… “La detención de Luis Pineda por parte de las autoridades policiales –denuncia Eldiario.es– ha puesto de manifiesto el entramado de extorsiones y chantajes por el cual Ausbanc supuestamente recibía elevadas sumas de dinero canalizadas a través de la publicidad en sus medios. La cabecera insignia era Mercado de Dinero, donde grandes empresas del Ibex 35 regaban de publicidad sus páginas, pero también Ausbanc. Y muchos magistrados declinaban asistir a las citas organizadas por ella porque esa asociación ‘olía mal’. Medios, bancos, políticos y jueces eran el secreto a voces de Ausbanc. Medios de comunicación complacientes, políticos haciendo la vista gorda, jueces engrasados y bancos secuestrados eran la combinación perfecta para un negocio millonario que ha durado casi treinta años”.


Luis Pineda, presidente de  Ausbanc detenido el pasado lunes por presunto delito de extorsión, controla, además, según indica Vozpópuli, una empresa que comercializa metales preciosos y productos de inversión relacionados con el oro y la plata que nunca ha presentado cuentas. “La sociedad Patrimonios Especiales y Oro Inversor se mantiene activa, aunque en el Registro Mercantil figura la advertencia de que la hoja registral aparece cerrada por no depósito de cuentas. La empresa fue constituida en enero de 2012 y tiene como principal accionista a la entidad Buenas Maneras, administrada hasta marzo de 2015 por María Teresa Cuadrado Díez, esposa de Luis Pineda, y después por Ramón Rodríguez Martínez; ambos detenidos la pasada semana en el marco de la 'Operación Nelson' contra Ausbanc y Manos Limpias. Patrimonios Especiales y Oro Inversor ofrece, a través de su página de Internet, lo que denomina como 'Programas de Inversión', y lingotes de oro y de plata. En su auto, el magistrado menciona salida de capital de Ausbanc a empresas vinculadas; entre esas operaciones se encuentra un envío de 10.236,92 euros de Ausbanc a Patrimonios Especiales y Oro Inversor, y otro de 10.135,64 euros de Ausbanc Consumo a la misma sociedad. A pesar de la detención de los principales responsables y de que la compañía nunca ha presentado cuentas, el pasado lunes era posible comprar uno de los productos de Patrimonios Especiales y Oro Inversor a través de Internet… ‘El Oro jamás ha perdido su valor –anunciaba la compañía en su web–.5.000 años de historia nos dan la razón’. La empresa expone varios ejemplos de negocio. Además, a través de la web oroinversor.com, la compañía ofrece la posibilidad de comprar desde lingotes de oro de dos gramos por 111,25 euros hasta lingotes de 1.000 gramos por 36.080,45 euros. Una placa de Patrimonios Especiales y Oro Inversor aparece en la fachada del número 70 de la calle Pintor Rosales de Madrid. El mismo lugar donde se encuentran otras empresas de Luis Pineda, como el bar restaurante El Club de la Buena Vida, o la agencia de viajes Ausventura”.

Tomás Regalado, alcalde de Miami, junto al presidente de Ausbanc, Luis Pineda. (Foto del 16 de octubre del 2015)

A lo largo de su carrera profesional, el jefe de Ausbanc, Luis Pineda, que en sus años mozos era conocido como 'Luispi' en los ambientes más violentos de la extrema derecha madrileña, aprovechaba para fotografiarse con líderes políticos de uno u otro partido, relata Alberto Ortín en Vozpópuli. En la reciente Feria de Abril, se abrazaba a Susana Díaz, la líder del PSOE andaluz y presidenta de la Junta de Andalucía; el pasado año, a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, o a responsables del gobierno del PP de la Comunidad de Madrid, con los que ha compartido conferencias y de los que ha recibido jugosas subvenciones. Destaca la relación mantenida en los últimos años con el alcalde de Miami, Tomás Regalado, una amistad que va más allá de fotos de cortesía. El año pasado, Pineda hizo de anfitrión de Tomás Regalado en una visita del político republicano a España. El 13 de octubre, él y su esposa, acompañados de Pineda, se reunieron con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, “para profundizar en las buenas relaciones que ya manteníamos en este consistorio, en la etapa de Ana Botella”, según informaba una de las publicaciones de Ausbanc. Ese mismo día, Pineda organizó una reunión de Regalado con la patronal empresarial, CEOE, seguida de un almuerzo en el Club Financiero Génova, donde se celebró el Foro Miami Day. El presidente de Ausbanc presentó a Regalado como “un amigo que nos ha ayudado a entender Miami (...), un gran gestor que ha sacado adelante a la ciudad más castigada por la crisis con mano de hierro y guante de terciopelo”. Y recibió, de manos de Tomás Regalado, las llaves de la ciudad de Miami. Un día después de pasearse por la capital, Pineda y Regalado se desplazaron a Andalucía. “Málaga y Miami son ciudades hermanas”, manifestó Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, tras reunirse con el presidente de Ausbanc y el alcalde de Miami en el Ayuntamiento andaluz. Ese mismo día, Pineda y Regalado tuvieron tiempo para entrevistarse con el alcalde de Marbella, José Bernal Gutiérrez, con quien firmaron un Tratado de Hermandad entre la ciudad de la costa malagueña y Miami, y con el alcalde de Estepona, José María García Urbano. En Sevilla, el alcalde de Miami firmaba la Declaración Universal de los Derechos de los Usuarios de Servicios Bancarios y Financieros…

     El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, recibe las llaves de la ciudad de Miami de manos de Tomás Regalado.

A su vez, Luis Pineda fue agasajado en Miami por Tomás Regalado. Mercado de Dinero USA, una de las publicaciones de Ausbanc, organizó las jornadas ConsuMiami desde 2012. Anteriormente, otros foros en la ciudad estadounidense o con motivo de la primera celebración de esas jornadas, en las que  Regalado declaraba: “Con todo lo que está ocurriendo aquí, en Miami, agradezco profundamente la gentileza de Ausbanc y de Mercado de Dinero USA por ser ejemplo y ser pioneros en promover este primer evento en esta ciudad, que ha sido el epicentro del declive hipotecario y donde se realizan diariamente más ejecuciones hipotecarias que en todo el país… Lo que ustedes vienen haciendo en Europa y Latinoamérica es un ejemplo que nos sirve y que debemos seguir aquí”. Pineda recibió de las manos de Regalado las llaves de la ciudad de Miami; y, en el acto, también se homenajeó a la cantante, Paloma San Basilio. El año pasado, en el foro celebrado en el Hotel Hyatt Regency de Miami, Tomás Regalado se refirió al acto como “la semilla que, desde hace cuatro años, conciencia sobre sus derechos a los consumidores”. Ausbanc tenía previsto celebrar los días 18 y 19 de mayo de 2016 en el mismo hotel un nuevo ciclo de jornadas ConsuMiami. 

La infanta Cristina, en el banquillo de los acusados.

¿Ha extorsionado Manos Limpias a la infanta Cristina, o es un montaje? Se pregunta Fernando Baeta, exdirector de elmundo.es, en El Español, desconfiando hasta más allá de lo razonable del presunto intento de extorsión de Manos Limpias a la infanta Cristina de Borbón a cambio de retirar la acción popular contra ella por delito fiscal. “No me lo creo. Es más, pienso sin dudarlo un segundo que ha sido al revés, que las cloacas del Estado, después de no haberse conseguido por medios diplomáticos, han fabricado este burdo montaje para liberar definitivamente a la hija de un rey y hermana de otro de tener que seguir sentándose junto a su marido en el banquillo de los acusados del caso Nóos. Desconfío del auto del juez Pedraz y de la brillante investigación policial a la vez que estoy convencido de que los señores Bernad y Pineda no son las dos personas más honestas del país. Por qué me iba a creer esto del intento de extorsión si, desde que estalló el caso, la maquinaria del Estado y el Gobierno en pleno parecen no haber tenido otra misión en la vida que intentar salvarla como fuera. Recuerden, sino que, en marzo de 2012, según contaron Urreiztieta e Inda, el rey Juan Carlos I, el presidente Rajoy, el ministro Gallardón y el fiscal general Torres-Dulce, entre otros, se reunieron en Zarzuela para decidir, ellos solitos, que Iñaki Urdangarin fuera a la cárcel pero que su esposa quedara libre de todo pecado. Por qué me iba a creer esto de Manos Limpias si, en enero de 2014, Mariano Rajoy tuvo la desfachatez de decir delante de las cámaras de televisión –en una entrevista con Gloria Lomana, en Antena 3– que la infanta era inocente y que le iba a ir bien. ¿Quién es el presidente del Gobierno, que tiene bajo su mando al Fiscal General y a la Abogacía del Estado, para opinar sobre un caso abierto y en plena instrucción?”. 

El juez Castro y el fiscal Horrach conversan en una terraza.

“¿Por qué me lo iba a creer –prosigue Fernando Baeta– si se ha intentado, desde el principio de los tiempos, desprestigiar hasta la saciedad al juez José Castro –el instructor del caso que ha sentado a la infanta en el banquillo– por todos los medios posibles? ¿Por qué creerse todo esto si el fiscal Horrach, que más que como fiscal, ha actuado permanentemente como miembro activo del equipo de defensa de la infanta, recurrió el auto de imputación dictado por Castro en una decisión nunca vista antes en la Fiscalía Anticorrupción? ¿Por qué me lo iba a creer si la citada Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado, de la mano de los defensores de la infanta, todos juntos en unión, pretendieron convertir la doctrina Botín en la doctrina Borbón, en un intento desesperado de liberarla del oprobio del banquillo? ¿Por qué este auto de fe si ya en pleno juicio Nóos y en plena operación para intentar rescatar como fuera a la hija de un rey y hermana de otro, repito, la abogada que representaba al Ministerio de Hacienda, rozando no ya el bochorno sino el ridículo, llegó a decir aquello de que no era exactamente cierto lo de que Hacienda somos todos, que sólo era una frase publicitaria y que no había que tomársela al pie de la letra? ¿Por qué creerse esto de la extorsión si sabemos que Hacienda, que nunca perdona nada, permitió a la infanta deducirse impuestos con unas facturas falsas sabiendo que lo eran, o desgravarse trabajadores imaginarios? Lo que las apariencias nos dicen es que el ministro del Interior ha solucionado presuntamente el problemilla que no pudieron arreglar el presidente del Gobierno, el ministro de Hacienda, la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado, sin contar con el rey emérito y su largo brazo y con no pocos medios de comunicación siempre al lado de la sangre azul. Después de todo, va a tener razón Mariano Rajoy y, al final, le puede ir bien a Cristina de Borbón”.

           Virginia López, mostrando, más que sus manos limpias, su cara altiva. 

Miguel Bernad, el secretario general de Manos Limpias, explicaba, una semana antes de ser detenido, su postura respecto a la acusación contra la infanta: “La acusación de este sindicato permitió al juez Castro ‘reimputar’ a la infanta. La reacción de la prensa mundial ha sido una locura. Hace un momento, era la BBC, pero me han llamado de radios, periódicos y TV de Canadá, EEUU, Australia, Irán, Argentina… Todo el planeta quiere saber qué ha pasado con la infanta de España… Tenemos el correo bloqueado”. Sin embargo, hoy, el lado oscuro de este sindicato –las manos sucias de Manos Limpias–, no ha dejado indiferente a nadie. “No somos un pseudosindicato –alegaba Bernad–, como nos acusan. Estamos legalizados como organización sindical en Trabajo, desde mayo de 1995. Tampoco es verdad que no tengamos militantes. En los ficheros, constan cerca de 6.000 afiliados. Es verdad que sólo el 30% paga la cuota anual (60€), pero es consecuencia de la crisis. Manos Limpias cuenta con seis representantes sindicales propios en el Ayuntamiento de Madrid, en distintos consistorios castellano-leoneses, Andalucía y la Junta de Castilla y León. Somos pocos pero existimos. Sólo tenemos las manos sucias de trabajar. En cuanto a la mancha lanzada contra Manos Limpias de ser un sindicato ultraderechista, todo se debe a mi pasado, pues me presenté por el Frente Nacional a las Europeas de 1989, pero nunca he militado en Fuerza Nueva. Siempre he defendido la democracia, la Constitución y el ordenamiento jurídico. No admito lecciones de libertad política de ningún totalitario”. Y López Negrete, añade, en el Programa de Ana Rosa, en el que se defiende con uñas y dientes: “Manos Limpias es mi cliente… Es igualmente falso que, en el caso Nòos-Aizoon, estemos interviniendo por animadversión contra el Rey o la Monarquía. Todo lo contrario. Yo represento a Manos Limpias en denuncias por injurias al Rey contra la alcaldesa de Alsasua y TV3. Y existen otros ocho procedimientos donde defendemos el honor del jefe del Estado”.

       Luis Pineda, Luis Suárez y Rubén Sánchez.

El 21 de diciembre del 2015, el titular del Juzgado de Primera Instancia número 11, de Sevilla, condenaba el negocio jurídico y editorial Ausbanc, y a su propietario, Luis Pineda Salido, y a su director de publicaciones, Luis Suárez Jordana, por “intromisión ilegítima en el derecho al honor” de Rubén Sánchez, periodista y portavoz de FACUA-Consumidores en Acción. Los abogados y empresarios Pineda y Suárez Jordana estaban obligados a publicar, diez veces durante diez días, el fallo desde sus cuentas de Twitter y Ausbanc a reproducirlo en tres números consecutivos de su periódico mensual “Mercado de Dinero”. La sentencia estimaba “íntegramente” la demanda formulada por Sánchez, y condenaba en costas a los tres demandados, estableciendo que lo indemnizarían con un total de 90.000 euros. En los últimos años, los condenados habían confeccionado una sucesión de montajes periodísticos para hacer creer que el portavoz de FACUA era autor de una larga lista de delitos. “El propietario de Ausbanc, que colabora con el pseudosindicato Manos Limpias, convenció a éste para que llevase a los tribunales a Rubén Sánchez con la invención de que había emitido facturas falsas para el sindicato UGT-Andalucía. La denuncia, a la que se sumó el PP Andaluz, fue desestimada por el juez y el fiscal anticorrupción señaló que ni siquiera existían sospechas contra Sánchez. Cuanto ha publicado la parte demandada va dirigido a lesionar la fama y dignidad del actor”, señalaba la sentencia, en la que el magistrado recuerda que Rubén Sánchez “no ha sido investigado y menos imputado por el Juzgado de Instrucción” en el caso de las facturas de UGT-Andalucía. El auto pone de manifiesto la falta de veracidad y las “vejaciones” en las que incurren los demandados, al publicar reportajes y llenar las calles de varias ciudades con carteles con la cara de Rubén Sánchez, con ‘fotografías, fotomontajes, frases y titulares que tildaban directamente al demandante de mafioso, corrupto, matón y de fraude para los consumidores, tanto él como su familia”. Ésta era la segunda condena contra Pineda por difamar al portavoz de FACUA. El pasado 8 de septiembre, la Sección 8ª de la Audiencia Provincial de Sevilla ratifica la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 22 de Sevilla que condena al propietario de Ausbanc por intromisión ilegítima en el derecho al honor de Rubén Sánchez por utilizar en Twitter “expresiones y comentarios vejatorios e insultantes” contra él que, “evidentemente, lesionan su honor”. 


Facua estudia si se personará como acusación particular o popular en la causa penal abierta en la Audiencia Nacional contra Manos Limpias y Ausbanc tras decretar el juez el ingreso en prisión sin fianza de los máximos responsables de ambas organizaciones. Rubén Sánchez, portavoz de Facua, informaba en rueda de prensa que el secretariado de la junta directiva de esta organización acordó encargar a su equipo jurídico que estudiase dicha personación. Rubén Sánchez sugiere que es bastante probable la personación de Facua porque es un “caso histórico de una falsa organización de consumidores –Ausbanc– que merece que una organización como Facua se persone para proteger los intereses de los consumidores que han sido víctimas de Ausbanc”. Sánchez señala que el juez incluye a Facua como “víctima de las actuaciones de dicha trama y uno de los hilos que ponen de manifiesto la relación de connivencia entre Ausbanc y Manos Limpias”. En 2012, a raíz de este tuit de Sánchez: “Hace 30 años, el terrorista de ultraderecha, Luis Pineda, hoy presidente de Ausbanc, montaba atentados para celebrar el 23F”, Ausbanc pidió al portavoz de Facua que pusiera una “cifra” a cambio de no llevarlo a los tribunales, y emprendía una campaña de “difamación, de acoso y derribo” contra Facua y contra su portavoz. En el marco de esa campaña “obsesiva contra Facua porque era el enemigo a batir”, Rubén Sánchez  recordó que Ausbanc pagó miles de euros por llenar las calles de varias ciudades con su cara y el texto “se busca”, acusándolo de “corrupción”. Además de la vía penal, Facua y Rubén Sánchez estudian interponer nuevas demandas contra Ausbanc y Manos Limpias por la campaña de difamación de la que ha sido objeto durante años y por intromisión ilegítima en su derecho al honor. El portavoz de Facua lamenta que tantos bancos, empresas y grandes compañías hayan pagado a Ausbanc para “aparecer en sus publicaciones y para promocionar un negocio oscuro y sucio que ha hecho mucho daño al movimiento de consumidores”. Y reclama a los gobiernos autonómicos que todavía no lo hayan hecho que expulsen a Ausbanc de los registros de organizaciones de consumidores, recordando que Facua ha pedido al Ministerio de Industria que expulse del registro a Causa Común por ser una “organización pantalla” de Ausbanc.

      Braulio Medel, presidente de Unicaja.

Vicente Clavero, en un artículo titulado “Manos Limpias, Ausbanc y los que se dejan extorsionar”, dice que a Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV, no le ha sorprendido la detención de Luis Pineda, jefe de la supuesta trama de extorsión que actuaba bajo la tapadera de Ausbanc, una agresiva asociación de consumidores. “Si he de serles sincero, –advierte Clavero– a mí no me ha sorprendido tampoco porque, desde hace años, circulaban por el mundillo financiero y periodístico historias poco ejemplares acerca del personaje y sus manejos, bien que de muy difícil comprobación”. Pero hoy, Clavero no pretende hablar de Pineda, ni de Miguel Bernad, sobre los que ya se han escrito auténticos ríos de tinta. “Prefiero hablar –dice– de los extorsionados, que han sido víctimas, sí, pero también cooperadores necesarios de una maquinaria delictiva que, según parece, ha actuado a sus anchas durante demasiados años. Lo mismo que no hay corruptos sin corruptores, no hay extorsión posible sin alguien que se deje extorsionar. Y, en este caso, por lo visto, entre quienes se han dejado extorsionar figuran directivos de entidades muy importantes. De momento, sólo ha salido a la luz un nombre, el de Braulio Medel, todavía presidente de Unicaja, que habría pagado a la trama para que Manos Limpias retirara su acusación contra él en el caso de los ERE de Andalucía. La investigación judicial –recuerda Clavero– confirmará o no si Medel, por su propio interés judicial, acalló a los chantajistas con dinero de Unicaja. Pero, si lo confirma, no tengo ningún motivo para creer que fuera el único que contribuyó a financiar el tinglado de Pineda. Sus publicaciones estaban cuajadas de publicidad de los principales bancos y el precio de las inserciones no era precisamente moco de pavo. ¿Acaso los anunciantes se protegían así frente a las acometidas de Ausbanc?”. 


Horas antes de que el juez Santiago Pedraz ordenara su detención, Luis Pineda estuvo paseándose por la Feria de Abril. En su cuenta personal de Twitter, y mientras negaba que hubiera sido detenido, fue colgando fotos y 'selfies' con la presidenta de la Junta, Susana Díaz (“con la líder social de Andalucía”, dejó escrito), con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, o con la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, Carmen Castreño. Su hombre de confianza en Sevilla, el delegado de Ausbanc en Andalucía Occidental, José Marín, era también detenido en la operación Nelson. Marín fue un destacado militante socialista que cayó en el partido tras ser condenado por el caso de las facturas falsas del distrito Macarena. Pineda lo ‘fichó’ cuando aún cumplía el tercer grado.


Otros fotomontajes de esta semana: “Confirman que Manos Limpias tenía las uñas llenas de mierda”, “La Medalla de Oro en el PP para la corrupción sincronizada”, otros “Patriotas de mierda” presentados por El Jueves, “El león de las Cortes se dispone a leer el Quijote”, “El show de Barberá”…





El humor de esta semana en la prensa: Zentejuakin, Forges, Peridis, El Roto, B. Vergara, Fontdevila, Ferranmartín, A. López, Fennando Villalobos, J. R. Mora, Pat, Malagón, web-negre (El Papa es papá. Ha adoptado a 12 refugiados)




















Desde Mallorca, Pep Roig: Amnesia, Interferencias, Pájaros sueltos, Astracanada y Que les den.






Entre los videos de esta semana, Juan Carlos Monedero, en defensa del periodismo.
 Binta y la gran idea (con subtítulos en español)
 Pablo Iglesias presenta 'En defensa del populismo', de Fernández Liria
Polònia