martes, 26 de abril de 2016

Intelectuales y artistas firman un manifiesto para que Podemos, IU y otras fuerzas, vayan juntos a las elecciones.

El actor, Alberto San Juan. 
 El diputado de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón y Pablo Iglesias, de Podemos.

Ciento veintitrés personas de la cultura, la universidad, el activismo y el periodismo han firmado el manifiesto “Por la confluencia política y electoral de las fuerzas del cambio en el Estado español”, en el que reclaman una candidatura unitaria de Podemos, IU y las confluencias para las previsibles elecciones generales del 26J. Entre los firmantes se encuentran cineastas –Alberto San Juan, Juan Diego Botto, Carlos Bardem, Icíar Bollaín, Luis Tosar, Antonio de la Torre, Antonia San Juan, José Sacristán–, activistas –Yayo Herrero, Agustín Moreno, Emmanuel Rodríguez, Agustín Moreno, Toño Hernández–, académicos –Fernando Luengo, Carlos Fernández Liria, Daniel Raventós, Antonio Sanabria, Amaia Pérez Orozco, Adoración Guamán, Víctor Sampedro, Gerardo Pisarello, que es también teniente de alcalde de Barcelona–, periodistas –Olga Rodríguez, Pascual Serrano, Ruth Toledano, Javier Gallego–, abogados –Gonzalo Boye, Isabel Elbal– y escritores –Isaac Rosa, Eloísa Otero, Jorge Riechmann–, entre otros..

Personalidades como Amaia Pérez Orozco, Santiago Auserón, Carlos Enrique Bayo, Manuel Garí, Carlos Fernández Liria, Joan Garcés, Silvia Munt, Vicky Peña o Yayo Herrero, instan a “reunir en una articulación política común y una única opción electoral, el dinamismo de Podemos y las distintas confluencias de organizaciones y activistas procedentes de movimientos sociales –como se ha hecho, con éxito, en Cataluña, Galicia, País Valenciano y otros lugares en las pasadas convocatorias municipales, autonómicas y generales—, junto con la experiencia militante e institucional de Izquierda Unida y la incipiente Unidad Popular”.

La fórmula que se adopte para conseguir dicho objetivo, aclara el texto, no importa, siempre y cuando se “plasmen en la práctica los principios de democracia interna, plurinacionalidad, participación activa de quienes apoyen la iniciativa y respeto al pluralismo en un marco que tienda hacia una nueva organización política, un partido-movimiento que lo sea de verdad”. El manifiesto, firmado también por Gran Wyoming, deja claro que, aunque el proceso de convergencia debe estar capitaneado por Podemos, IU y el resto de confluencias para acabar con los “abusos de los poderosos”, se debe sumar a la máxima gente posible: “No sobra nadie”. “La generosidad, la responsabilidad y el espíritu cooperativo deben presidir el proceso”, añaden.

Por último, el texto llama a construir “un instrumento a la vez estable y ágil para la defensa de los de abajo y la irrupción de éstos en la esfera política. El malestar y la desesperación de las y los desfavorecidos obligan a unirse para construir el instrumento para el cambio. Urge disponer de una herramienta política capaz de revertir las políticas austeras, impulsar los procesos constituyentes democráticos y frenar el ecocidio. No comprenderíamos que personalismos, prejuicios enquistados o mentalidades sectarias hicieran abortar el esfuerzo unitario”, culmina.