sábado, 19 de septiembre de 2015

Adolescente musulmán detenido en los EEUU por llevar un reloj a clase.


 Ahmed Mohamed

Reloj fabricado por Ahmed, sospechoso de terrorista.

Ahmed Mohamed, un adolescente de Texas de 14 años, amante de la electrónica y la robótica, se montó él solo un reloj y lo llevó clase, orgulloso de mostrar a profesores y compañeros lo que había hecho con sus propias manos. Pero, en lugar de felicitarle por su habilidad, como habrían hecho si el autor hubiera sido un estudiante americano blanco y sin sospecha,  sus profesores se dejaron llevar por la paranoia y pensaron que aquello podía ser era una bomba. Así que, sin pensarlo dos veces, llamaron  a la Policía quien apareció al instante, llevando al ingenioso muchacho esposado a comisaría. 

Ahmed Mohamed dijo que sólo quería demostrar a sus profesores sus conocimientos de electrónica con un reloj montado por él  La detención generó masivas protestas en las redes sociales. Según la BBC, las autoridades policiales aseguraron que el adolescente podría ser acusado de fabricar una bomba falsa, a pesar de que Ahmed advirtió a todo el mundo de que se trataba de un reloj. Y el director del instituto, Daniel Cummings, envió una carta a las familias de sus estudiantes, resaltando que “siempre tomaremos las medidas necesarias para mantener nuestra escuela lo más segura posible”.

Ahmed Mohamed mantuvo que siempre advirtió de que se trataba únicamente de un reloj, y acusó a Cummings de haberle amenazado con la expulsión si no firmaba una confesión. Posteriormente, la Policía confirmó su error al comprobar que el artefacto era simplemente un reloj que sólo marcaba puntualmente las horas, cuyo funcionamiento no entrañaba peligro algunos para la seguridad nacional. Y le dejó en libertad sin cargos. Y el instituto tuvo que anular la expulsión  impuesta por tres días. Una historia que saltó las redes sociales, donde entienden que, si Ahmed no hubiera sido musulmán, no lo habrían detenido.

Ahora, el presidente de EE UU, Barack Obama, le ha invitado a través de Twitter a llevar el reloj a la Casa Blanca, y el fundador de Facebook, Marck Zuckerberg, ha afirmado en su perfil que “tener la habilidad y la ambición para crear algo genial debería ser motivo de aplauso, no de arresto”. Y es que los americanos siguen viendo fantasmas y enemigos hasta en un simple reloj que marca las horas, sobre todo si el fabricante es un jovenzuelo musulmán, no blanco y no inmaculado como el resto de los suyos.