miércoles, 30 de septiembre de 2015

Gritos y pancarta antimonárquicas en la Plaza del Oriente.




El pasado domingo, 27 de septiembre, “Día de la Resistencia Antifranquista”,  la manifestación  “Jaque al Rey” partió de la madrileña Puerta del Sol. Varios centenares de personas, convocadas por la “Coordinadora 25-S”, marcharon por el centro de la ciudad hasta llegar la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real. La manifestación transcurrió sin incidentes, reivindicando el derecho a decidir en libertad de los pueblos y contra la monarquía, heredera del régimen franquista. En una gran pancarta se podía leer: “La monarquía no es democracia, es dictadura y corrupción”. Le seguían banderas republicanas, senyeras, ikurriñas, castellanas…  vigiladas por la Policía Nacional.

“Los borbones a los tiburones”, “Los Borbones a las elecciones”, “Lo llaman democracia y no lo es”,  “España republicana”, “Democracia con reyes, porche con bueyes”, “Queremos elegir al jefe del Estado”, “Esta monarquía es una porquería”, “Los próximos recortes serán con guillotina” fueron algunas de las consignas que se gritaron. Los participantes ocuparon el centro de Madrid, Preciados, Callao, Gran Vía, Cuesta de Santo Domingo, concluyendo en la Plaza de Oriente, donde, por primera vez desde los tiempos de la II República, volvieron a transitar con banderas republicanas y de los pueblos de España.

“Durante la abdicación  –sostiene la Coordinadora 25-S” –, Madrid sufrió un estado de sitio encubierto, tomado por un ejército de policías. Lo vivimos hace un año,  el 4 de octubre, cuando las agresiones brutales de la policía recayeron sobre nuestros compañeros que acabaron detenidos e ingresados en el hospital. Y, de nuevo, lo vimos el pasado 31 de julio, cuando el Tribunal Constitucional confirmó la condena penal impuesta por la Audiencia Nacional a dos personas por haber quemado una foto de Juan Carlos de Borbón y fueron condenadas a 15 meses de prisión. Ni siquiera la simulación de democracia que cada cuatro años ofrecen las elecciones capitalistas les sirve ya para sujetar un régimen que se desmorona. De ahí la reforma electoral presentada el pasado mes de julio en el Congreso para mantener esta monarquía parlamentaria La única posibilidad que le queda a todo el que denuncia que el rey está desnudo es la represión. Pero cada vez hay más gente que denuncia que el rey está desnudo. Y un 20% de los preguntados en la última encuesta del CIS ponen un 0 a la monarquía”.