jueves, 3 de septiembre de 2015

Como decíamos ayer.


Como decíamos ayer, unos problemas de salud me obligaron a interrumpir momentáneamente el contenido de este blog. Me refería al problema de mi vista. Una vez solucionado, al menos en lo que se refiere a dos operación de cataratas, cierro el paréntesis de dos meses y reanudo mi web, a pesar de que aún no leo con la claridad de antes, pero espero hacerlo muy pronto.

En este periodo de dos meses he vivido muy intensamente muchas experiencias internas. Hora es ya de cerrar este periodo y reengancharme a este mundo. Soy consciente de que aún me falta cierto tiempo para poder mantener el ritmo que llevaba. Pero, al menos, he abierto mis puertas y ventanas y contemplo, lleno de esperanza, mi futuro. Y, aunque sé que la muerte me llegará como llega a todos,  prefiero, por el momento, prescindir de ella y aceptar con gusto el regalo entre los que viven con los ojos y el corazón abiertos.


El problema era que, en todo ese tiempo de silencio, no podía comunicarme por escrito como lo había hecho hasta entonces y me veía obligado a paralizar mi web hasta nuevo aviso. Hoy me alegra volver a comunicarme con todos mis seguidores. Dicen que los beneficios de un abrazo y de la comunicación son, sobre todo, generar bienestar y mejorar el flujo sanguíneo.  Por eso cierro ya este lapso de incomunicación e intento abrirme de nuevo al mundo de los demás. Algo que me proporciona cierta confianza, además de mejorar mi autoestima, aliviarme las tensiones y disminuir el stress. Con ello,  rompo el propio aislamiento y vuelvo a comunicarme con  cuantos me rodean.