sábado, 26 de septiembre de 2015

Hogar Social Madrid y Ley Mordaza



Miembros del Hogar Social Madrid (de ideología neonazi), en su acampada de Cibeles.

El desalojo de dos colectivos de ideología opuesta -Hogar Social Madrid y Ley Mordaza-, instalados a las puertas del Ayuntamiento, ha provocado el primer enfrentamiento entre el área de Seguridad del Consistorio que dirige Javier Barbero y la delegación del Gobierno, liderada por Concepción Dancausa. Miembros del grupo neonazi, Hogar Social Ramiro Ledesma, acamparon el pasado lunes, después de que la Policía Nacional los desalojara de la antigua sede del Fórum Filatélico, situada en la calle José Abascal. En cuanto a la agrupación de 'Acampada Mordaza', colectivo de extrema izquierda, llevan asentados cerca de dos meses en la sede del Consistorio. El Consistorio de “Ahora Madrid” acusa a la Delegación de “haber mirado hacia otro lado” a pesar de que la convivencia de ambos colectivos en el mismo espacio es una “cuestión de seguridad pública”. De hecho, Concepción Dancausa recibió una misiva del delegado municipal de Seguridad, sin haber obtenido “una respuesta concreta”, cuando, en realidad “la competencia de la seguridad pública es exclusiva del Estado”. Y Javier Barbero, concejal de Movilidad, mantiene su máxima: “Tolerancia cero con los neonazis y con este grupo que es conocido por su ideario que incita al odio y vulnera los Derechos Humanos”.

Las acusaciones del Consistorio sobre la gestión de la Delegación del Gobierno no han sentado nada bien a Dancausa, que considera "inaudita" la recriminación a su área. También ella asegura haber enviado una carta a Manuela Carmena en la que mostraba su preocupación por las acampadas y exigía medidas del Consistorio ante la Ordenanza Municipal que la prohíbe más allá de la ideología. Dancausa  critica que el Ejecutivo municipal no haya actuado en dos meses que lleva instalado el colectivo de la Ley Mordaza frente al Consistorio. Y explica que agentes de la Policía Nacional identificaron el mismo lunes a los okupas de Hogar Social Madrid que llegaron a las inmediaciones de Cibeles y que  una unidad de antidisturbios vigila la zona desde hace días.

El colectivo neonazi se volvió a instalar el viernes entre el Palacio de Cibeles y el Paseo del Prado y piensa permanecer allí “hasta conseguir un lugar para las familias españolas que tiene a su cargo”. El Ayuntamiento asegura que la concejalía de Equidad y Derechos Sociales les ha ofrecido alojamiento en el albergue municipal San Juan de Dios, pero el Hogar Social lo ha rechazado, insistiendo en que lo que las familias necesitan son viviendas sociales “y no estar hacinados en habitaciones con literas”. El colectivo tiene una reunión programada con la alcaldesa el próximo 5 de noviembre y según explica, no confía en tener conversaciones con el Gobierno municipal antes de esa fecha.

Javier Barbero pidió a Dancausa prohibir la protesta de esta tarde, en el barrio de Tetuán, asegurando que “está convocada por gente de distintos países de Europa que podía liarla”. Pero la delegada  confirma que no desautorizará la convocatoria porque “cumple con todos los requisitos”. Como máximo ha propuesto una variación en el recorrido para garantizar la seguridad. Pero un juez decidía ayer mantener el itinerario inicial, tras resolver el recurso interpuesto por el colectivo. La manifestación sigue en pie.