viernes, 18 de septiembre de 2015

Sólo un frente unitario de izquierdas evitaría el triunfo de la derecha.


El exjuez Baltasar Garzón, el exfiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo y el exdirector general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, han suscrito un manifiesto en el que defienden la unidad de las fuerzas de izquierda como “única manera” de derrotar “al gobierno conservador del PP”. En un texto titulado “Convocatoria por la unidad”, los firmantes reclaman un proceso de convergencia de los movimientos sociales, las asociaciones y los partidos de izquierda para constituir, por encima de marcas y siglas, “una respuesta conjunta frente a quienes defienden, de manera decidida o encubierta, la ideología neoliberal en el Estado español”

Según los tres personajes, los últimos resultados electorales demuestran que ninguno de los partidos que defienden el cambio puede triunfar “si se presentan de forma aislada”. Y, aunque los pactos posteriores a las elecciones, sirven a veces para lograr gobiernos de progreso, “no parecen suficientes para conseguir una derrota clara del gobierno conservador del PP que tanto ha contribuido a la degradación de la democracia en los comportamientos económicos, jurídicos e institucionales”. Por ello, sostienen que “la única manera de evitar el triunfo de la derecha” en las próximas elecciones generales es la constitución de “un frente unitario que acuerde y proponga en las elecciones candidaturas de progreso para llevar al gobierno las exigencias renovadoras de la ciudadanía”.

Su planteamiento es que el programa de ese frente de izquierdas sería el de las convocatorias que reunieron en las calles a los movimientos sociales y a la izquierda contra las políticas del PP. “La defensa seria, firme y posible de un Estado español y de una Europa diferentes debe ponerse por encima de marcas y siglas”, defienden Garzón, Villarejo y Mayor Zaragoza. Los tres concluyen que “la unidad y la participación popular no deben ser la máscara de ninguna táctica mentirosa”, sino que “la unidad es hoy el camino que necesita la regeneración económica, laboral y política del Estado”.