miércoles, 4 de mayo de 2016

El TTIP revela el intento de EEUU por cambiar las leyes de la UE.



Una filtración de 16 documentos de las negociaciones entre la UE y EEUU sobre el Acuerdo de Libre Comercio y de Inversiones (TTIP) revela la posición de Washington y los “intentos deliberados de cambiar el proceso legislativo y democrático de la Unión”. Greenpeace Holanda obtuvo estos documentos confidenciales, y los publica a fin de proporcionar “una muy necesaria transparencia” sobre las negociaciones e “incentivar un debate informado” sobre el tratado. La organización ecologista señala, en un comunicado, que los documentos confirman “importantes riesgos para el clima, el medioambiente y la protección del consumidor”. Washington pretende, entre otras medidas, que el acuerdo no impida que sigan comercializando imitaciones del Champán, Porto o Jerez producidas al otro lado del Atlántico. La filtración de Greenpeace evidencia las muchas diferencias entre Washington y Bruselas en materia de servicios financieros, cosméticos y otros muchos apartados del acuerdo comercial.

Greenpeace advierte que “en ninguno de los capítulos se hace referencia a la regla de excepción general incluida en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT)” de la OMC, que permite a los países regular el comercio “para proteger la vida o la salud de seres humanos, animales y plantas” o “para la conservación de los recursos naturales”. La omisión de esta regla “sugiere que ambas partes crean un régimen que pone el beneficio por delante de la vida y de la salud de los humanos, animales y plantas”. En cuanto al clima, Greenpeace asegura que la protección del medioambiente será más difícil con el TTIP, dado que, en los documentos, “no se puede encontrar nada apuntando a la protección del clima”. “Es incluso peor –señala la organización–. El alcance de las medidas de mitigación está limitado a provisiones de los capítulos Cooperación Regulatoria y Acceso de Mercado para Bienes Industriales”. Esta propuesta deja fuera la posibilidad de regular la importación de combustibles intensivos en CO2, como el petróleo de arenas bituminosas, señala Greenpeace.

Tampoco estaría recogido, en ninguno de los capítulos filtrados, “el principio de precaución de la UE, mencionado en el Tratado de Funcionamiento de la Unión”. Con lo que no se garantizaría un elevado nivel de protección medioambiental. EEUU exige un “enfoque basado en el riesgo”, que pretende gestionar sustancias peligrosas en lugar de evitarlas. “El Tratado es, según David Torres, una Biblia económica con la que las grandes multinacionales pretenden implantar en Europa una atroz religión en la que las empresas serán todopoderosas y los trabajadores simples esclavos. De ahí el que las negociaciones se estén llevando a cabo de espaldas a la ciudadanía, en un riguroso secreto que recuerda la devoción debida a los cultos primitivos y los textos sagrados”.

La filtración de documentos sobre el TTIP revela diferencias “irreconciliables” entre la UE y EEUU. Los informes pertenecen a la víspera de la 13ª ronda negociadora que tuvo lugar en Nueva York la semana pasada y pueden suponer la puntilla a un tratado que no ha sido bien encaminado. La Comisión no escatima en esfuerzos por cerrar el TTIP antes de 2017, o a principios de este año. La reciente gira europea de Barack Obama para vender el acuerdo transatlántico o el creciente número de charlas y contenidos difundidos en redes sociales son algunos de los ejemplos de estos esfuerzos, que podrían quedar en papel de borrajas, teniendo en cuenta que la oposición contra el TTIP sigue creciendo en el Viejo Continente, o que uno de los candidato con más opciones de liderar el Partido Republicano, Donald Trump, es contrario a esta alianza. Desde el punto de vista de la protección del medio ambiente y de los consumidores hay cuatro aspectos que son motivo de gran preocupación: las políticas de protección ambiental parecen haber sido eliminadas; la protección del clima será más difícil bajo el TTIP; el final del Principio de Precaución y se abre la puerta a un mayor poder de las corporaciones. Los documentos filtrados indican que la opacidad de la UE es debida a la la influencia de los intereses de los poderes de la industria. "Enviamos un mensaje a Obama", contra el TTIP euronews (en español)