domingo, 15 de mayo de 2016

Podemos e IU se coaligan: “Unidos Podemos”.


Iglesias y Garzón suman para ganar.

El pasado 20-D, Izquierda Unida vio cómo 734.000 votos se quedaban sin lograr ni un solo escaño. De haberse sumado a la candidatura ideológicamente afín de Podemos, esta hipotética lista conjunta hubiese logrado 14 diputados más de los obtenidos por separado. El pasado lunes, Podemos e IU alcanzaban, tras horas de conversaciones, un acuerdo para concurrir juntos a las elecciones del próximo 26 de junio. Con su nuevo planteamiento, ambos partidos saldrán beneficiados incluso a costa del riesgo de posibles “deserciones”. Alrededor de un 20% de aquellos que declaran intención de voto hacia Podemos o IU son potenciales desertores de la coalición electoral. No es una cifra pequeña, aunque es probable que este método exagere el tamaño del grupo, toda vez que los encuestados que declaran rechazar al otro partido lo hacen bajo el supuesto de que está compitiendo uno contra otro. (La encuesta de Metroscopia, en la que sólo un 12% de los votantes de IU y un 3% de los de Podemos declaran que no votarían a una hipotética coalición, apunta en esa dirección). “Pero –advierte José Fernández-Albertos, de Eldiario.es–, si las encuestas apuntan a un posible ‘sorpasso’ del PSOE, es posible que haya más votantes de izquierda que se planteen agrupar su voto en torno a esta candidatura. Una posible forma indirecta de medir la magnitud de la bolsa de votantes para las cuales la coalición podría ser atractiva el 26-J es la proporción de encuestados que, sin declarar intención de votar a Podemos o IU, le dan un 5 o más a ambos partidos en la pregunta de escala 0-10 de propensión de voto. Son, en el conjunto de la muestra, un 25% más de los clasificados como ‘potenciales desertores’ de acuerdo con el método anterior. Insisto en que esta cifra no se puede leer como la de futuros votantes de la coalición, sino más bien como la del grupo de electores que podrían pensar en votarla. Lo que indica este ejercicio especulativo es que no podemos estar seguros de que las pérdidas en términos de votos vayan a ser necesariamente muy superiores a las ganancias”. La conclusión a la que llegan los entendidos es que una coalición entre Podemos e IU hará seguramente que algunos votantes de estos partidos dejen de votarles. Pero, como no serán necesariamente muchos, es previsible que sean parcialmente compensados por la llegada de nuevos votantes, y sobre todo, como el sistema electoral otorga enorme beneficios a la concentración del voto, la coalición entre Podemos e IU es seguramente una buena idea para maximizar la representación conjunta de estas dos formaciones.

     Codo con codo y puño al aire.

 Lunes, 9 de mayo. Entre vítores y cánticos del público asistente, Pablo Iglesias y Alberto Garzón acuden a la Sala Mirador de Madrid para presentar el preacuerdo de la confluencia entre Podemos e Izquierda Unida. La Sala ha sido el escenario elegido por Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, y por Alberto Garzón,  líder de IU. “En torno a las 21.00 horas –cuenta Sergio Gómez, en Público.es–, con el ocaso del sol cercano, los dos líderes políticos llegan a la Sala. En el  exterior del local, decenas de simpatizantes, que no han podido acceder al interior por motivos de aforo, comienzan a entonar el ‘Si, se puede’ y ‘Nos vamos a cargar al Partido Popular’. Los dos dirigentes son recibidos nuevamente, rodeados por decenas de periodistas que aguardan. Tanto el candidato de Podemos como el de IU califican ese lunes como un ‘día histórico’. Las respuestas ofrecidas por ambos políticos ante los micrófonos de los medios de comunicación son aplaudidas por el público asistente. ‘El PSOE –explica Iglesias, en relación a la posibilidad de contar con los socialistas como aliados en un futuro posible Gobierno– no es un adversario, es un aliado, y sería un honor contar con ellos para tener un Gobierno progresista en este país y para desalojar al PP y a sus políticas, sean de color azul o de color naranja’. Luego, Garzón e Iglesias salen al exterior de la Sala para dirigirse a todos aquellos simpatizantes que no han podido entrar. Es entonces cuando el primero pide a las bases de ambas organizaciones ‘un sí rotundo’ de cara a las consultas. Los cantos de ‘Sí se puede’ vuelven a resonar antes de que los políticos den por terminado el encuentro y retornen al interior de la sala para celebrar el acuerdo”.

       
Rajoy apela al voto del miedo frente a Podemos e IU.

Mariano Rajoy habla ese mismo día de a una “alternativa extremista” y la describe, en un vídeo grabado en la Moncloa, como “un disolvente de todo lo bueno”. El PSOE denuncia al presidente de haber utilizado medios públicos con fines electorales. Pero la Junta Electoral dice que ese vídeo electoral no se hizo en La Moncloa y desestima la denuncia presentada. Enchaquetado, pero sin corbata, Rajoy apela al miedo frente a Podemos-IU y llama a los ciudadanos a tomarse en serio la campaña electoral aún sin empezar. Considera “lógico” el cansancio que a los ciudadanos les puede provocar una nueva convocatoria electoral, por la falta de un “entendimiento para conformar Gobierno”, y subraya que la democracia debe seguir siendo un “éxito colectivo”, animando a seguir cultivándola con “protagonismo y participación”. El lema de esta pre campaña (“Ahora más que nunca, España en serio”) hace una sutil modificación a la simple “España, en serio”, del 20D. Tras una llamada al voto serio y responsable, Rajoy presenta a su partido como la apuesta por “la concordia” y la “España moderada”. Presenta el acuerdo de Podemos-IU como “una coalición de extremistas y radicales que no conviene al país”. Y toma el 26-J como una oportunidad para todos los españoles de tomar “la mejor decisión sobre el futuro”. Señala, en esta misma línea, que la suya es una determinación importante para un “gran país” donde los españoles tenemos “la suerte de vivir”. La campaña todavía no ha empezado oficialmente pero Mariano Rajoy ya la ha iniciado a la carrera y metiendo la pata ostensiblemente. Se salta la ley al utilizar su posición como presidente en funciones para grabar un vídeo en clave electoral desde Moncloa. Y difunde un segundo, en el que, repitiendo esquemas de la primera campaña, se presenta como un tipo campechano que pisa la calle como uno más. Se ve al presidente en funciones paseando por Pamplona y por Logroño y tomando vinos con algunos vecinos. Al final, concluye: “Me gusta España y hablar con su gente. Y bueno, vamos a ver qué pasa. El sentido común, la mesura y la moderación siempre ganan”. Las reacciones no se hacen esperar y, en las redes, le reprochan que presuma de campechanía y de hablar con la gente cuando su imagen más recordada de la legislatura es su comparecencia a través de un plasma.


     Pablo Casado, portavoz del Comité de Campaña del PP.

Casado, vicesecretario de Comunicación del PP, ve como “una humillación más” la oferta de Podemos al PSOE para tumbar la mayoría popular en el Senado. “Es la enésima humillación. Pedro Sánchez la ha salvado porque el socialismo centenario español ya no se puede humillar más””. Luego, tras el “no gracias” de Sánchez, considera que el líder del PSOE “ha sido muy hábil y ha logrado sobrevivir cuatro meses”. Sobre la nueva campaña electoral, Pablo Casado asegura que el mensaje que desean lanzar a los ciudadanos es: “Podemos no reniega de Venezuela ni de Syriza. Nuestro adversario es la izquierda”. Asegura querer “un  mejor resultado y que no se repita la exclusión de quién ha ganado las elecciones”. Señala al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, una vía para encabezar una nueva etapa con el PP sin Mariano Rajoy, pero el vicesecretario de Comunicación niega las discrepancias dentro del partido. “Pinchan en hueso –apunta–, el partido está unido”. Y presenta “una candidatura en torno a España. La candidatura de Rajoy ha obtenido un buen resultado. Somos el único partido que no nos hemos mirado el ombligo”. Respecto a las diligencias abiertas por un juzgado de Valladolid a raíz de una denuncia de la Fiscalía contra el exdiputado del PP Vicente Martínez Pujalte, Casado considera “muy importante” que éste dé explicaciones antes de realizar ningún tipo de juicio de valor. “Estoy convencido –dice– de que podrá dar cumplida respuesta a cualquier pregunta que le hagan los medios y nosotros: Una vez tengamos esa versión, no tendremos ningún inconveniente en valorarla”.

   Pedro Sánchez frunce el ceño al enterarse de la unión de IU y Podemos.

Desde el pasado martes, Podemos ofrece al PSOE una “alianza para las elecciones al Senado” que se traduzca en presentar listas conjuntas para la cámara regional y “acabar así con el bloqueo del PP en el Senado”. El acuerdo, presentado por carta, es rechazado inmediatamente por Pedro Sánchez. “No, gracias –recalca en una entrevista en la Cuatro–. Este es un partido autónomo y rechazo la oferta de Podemos”. En un escrito, Podemos señala que una alianza es la única forma de superar la ‘situación de bloqueo’ en el Senado, donde el PP obtuvo, el 20-D, el 60% de los senadores con el 28,7% de los votos, consolidando ‘una minoría de obstrucción y bloqueo que haría muy difícil la acción de ese Gobierno de cambio democrático que aspiramos a construir tras el 26-J’. Indica que la alianza debería tener la “flexibilidad” necesaria para adaptarse a las necesidades de cada territorio, “incluyendo la posibilidad de descuelgue en aquellos lugares donde, por una razón u otra, el entendimiento no sea posible”. Un pacto que podría “ser un elemento ilusionante y una piedra de toque para conformación de un Gobierno progresista y de cambio, algo enormemente positivo para nuestro país”. Pero Sánchez, sin salirse del guion mantenido en los últimos meses, contesta con un 'no' rotundo, recalcando el “proyecto autónomo” que mantiene el PSOE. El líder socialista transmite personalmente ese rechazo a Pablo Iglesias, tras un cruce de mensajes, antes incluso de que se anuncie la oferta de Podemos. Sánchez le acusa de hacer este tipo de movimientos, pensando en los medios de comunicación y no con voluntad real de acuerdo. 

        Margarita Robles y Josep Borrell, fichados por Pedro Sánchez.

Sánchez comprueba a estas alturas que se enfrenta a tres enemigos: la derecha (PP y Ciudadanos), las izquierdas de Podemos, IU y las confluencias, y, por último, los barones de su propio partido. Los barones vuelven a intentar cortocircuitar cualquier posibilidad de que Pedro Sánchez pacte con Pablo Iglesias después del 26-J, conscientes de que de poco servirá ya el comité federal para impedirlo. La consigna, trasladada al equipo de Pedro Sánchez, es clara: “Hay que ir a muerte contra Podemos”. Y, dispuesto en estos momentos a seguirles, rechaza, primero, las propuestas de Pablo Iglesias al tiempo que vuelve a los años 90, fichando a José Borrell y a Margarita Robles, incorporando a su partido “personas de reconocido prestigio, comprometidas con unos ideales, unos valores y, sobre todo, con el progreso de nuestro país”. Presenta a Margarita Robles, como “una mujer independiente, progresista, feminista, que ha dedicado toda su vida a causas tan nobles como la justicia social y la igualdad entre hombres y mujeres”. La magistrada y ex vicemininistra de Justicia será la “número dos” de Pedro Sánchez en la lista por Madrid. “Queremos –dice en un vídeo grabado– un gobierno limpio, progresista y abierto de corazón a la incorporación de progresistas. Me da igual que tengan o no carnet de un partido político. Lo importante es que, en este momento tan crucial de la vida política española, necesitamos a las mejores y los mejores incorporados al proyecto ganador del PSOE”. Su proyecto asegura representar muy bien ese cambio. “Y yo –repite, convencido–, que he estado siempre trabajando porque no haya desigualdades sociales, estoy encantada de poder asumir ese trabajo”. El secretario general de los socialistas advierte de que “el futuro no está escrito y, en democracia, el futuro se escribe” con los votos de los ciudadanos. Asegura que el PSOE sale a ganar las elecciones “porque queremos dar un 'sí' rotundo al cambio que ponga fin a un gobierno que ha traído mucha desigualdad, corrupción y falta de oportunidades”. Sánchez incorpora a varios de los miembros del llamado 'comité de expertos' que creara en junio de 2015. Y, en lugar de ampliar el peso de las izquierdas como ha hecho Podemos e IU, piensa incorporar a los integrantes de su “gobierno del cambio”, entre los que figuran Josep Borrell, Jordi Sevilla, Rafael Bengoa, Ángel Gabilondo, Teresa Ribera y Gregorio Cámara. 

 Iglesias y Susana Díaz 
P

“Ya está bien de jueguecitos”, protesta, decidida, Susana Díaz, la presidenta de la Junta de Andalucía, en la sesión de control en el Parlamento, arremetiendo contra la estrategia de Pablo Iglesias. El secretario general de Podemos ha enviado cartas a las sedes provinciales socialistas en Andalucía con una oferta para ir juntos al Senado en las próximas generales. “¿No somos la casta y el cortijo? –se pregunta Susana–. Pues basta ya de juegos. Se les nota demasiado que lo que pretenden es enredar en el resto de partidos políticos y enfangar la vida pública”, replica, acusando a Podemos de estar “pensando exclusivamente en aquello que les viene bien para sus tácticas, su jugueteo, sus frivolidades y sus sillones”. El PSOE andaluz difunde la carta remitida por Alberto Matarán Ruiz, secretario general de Podemos Granada, a la líder socialista en la provincia, Teresa Jiménez, y al flamante Paco Cuenca, alcalde de la capital granadina. En el escrito, se repite la propuesta para ir juntos al Senado y se habla de “coincidencias sustanciales” entre ambos partidos. Podemos Andalucía sigue al pie de la letra la estrategia general puesta en marcha desde Madrid, tras la oferta de Pablo Iglesias al PSOE para intentar consensuar las listas al Senado. Una oferta a la que el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, responde con un “No, gracias”. Isabel Morillo escribe en El Confidencial que, al contrario de lo ocurrido por Ximo Puig, quien reta al líder socialista, amagando con pactar las listas en sus territorios, Susana Díaz niega que haya “rebeliones” de los barones y defiende el debate interno como un valor político. “No vamos con Podemos porque tenemos un proyecto distinto de cambio real para este país”, contesta a Teresa Rodríguez, con quien ha protagonizado un tenso enfrentamiento en el Parlamento andaluz. “En Andalucía, la cocina por la que se ha colado el ratón es Canal Sur”, señala la portavoz de la formación morada, que alude a varios foros y jornadas de Ausbanc en los que había participado la Junta. “Estamos siendo bastante prudentes. No vamos a hacer referencia a chascarrillos”, añade, evitando mencionar el cariñoso 'selfie' que Susana Díaz se hizo con Luis Pineda en la Feria de Sevilla, apenas 24 horas antes de su detención. Susana Díaz elude aclarar sus relaciones con el socialista José Marín y se parapeta en los titulares que siembran “insidias”, arremetiendo contra quienes quieren “sembrar sombras sobre la honestidad de la Administración”. “En este Gobierno –dice– no hay que esconderse de nada”.

Podemos quiere acabar con la mayoría absoluta del PP en el Senado.

David Ruiz Marull, escribe en La Vanguardia que, entre la Comunidad Valenciana, Aragón y Baleares, el PP podría dejar escapar hasta 15 representantes. Son los senadores que el PP podría perder si Podemos y el PSOE llegaran a un pacto. “Quince senadores se dice pronto, pero cuestan mucho de ganar. Y aún más puede costar si los pierdes. La OPA hostil que ha lanzado Podemos sobre el PSOE sigue su curso, a pesar de los esfuerzos de Ferraz para prohibir que sus barones acaben llegando a un acuerdo con Pablo Iglesias para hacer listas conjuntas para el Senado. La dirección federal socialista trata de evitar un pacto al que se cerraron desde el primer instante, pero Podemos sigue insistiendo en distintas plazas como la Comunidad Valenciana, Aragón y Baleares. La última oferta ha llegado en Granada. La estrategia de Iglesias busca acabar con la mayoría absoluta del PP en la Cámara Alta. Sumando los votos obtenidos el pasado 20-D, los candidatos del PSOE, Podemos, IU y las confluencias le habrían arrebatado al PP hasta 15 senadores en las tres comunidades en disputa”. El PSOE se esfuerza por cerrar filas frente a las propuestas de Podemos y se niega a mantener negociaciones. Pese a ello, el PSPV de Ximo Puig sigue abierto hasta el último minuto, intentando una alianza con Podemos y Compromís para el Senado. El objetivo es buscar una única candidatura para contrarrestar los efectos del sistema de elección del Senado, que tiene listas abiertas, pero los votantes tienden a elegir a los candidatos de un mismo partido. La disputa abre aún más las diferencias entre Sánchez y Puig, que nunca estuvieron muy cerca el uno del otro. De hecho, la tarde del sábado hay una reunión de todos los secretarios generales con el líder socialista, y el presidente valenciano no acude a la misma. Alfred Boix, secretario de Organización de los socialistas valencianos, explica la retirada de la coalición con Podemos en el Senado como un intento de reducir las tensiones, pero  añade que cree que es “un error” de la dirección del partido. La disputa entre Sánchez y Puig abre aún más las diferencias entre ambos. 

Julio Anguita, Felipe Alcaraz y Alberto Garzón.

“Que el político más valorado en España, cabeza de una formación como Izquierda Unida, haya tenido la humildad de aceptar el número 5, es una lección magistral para los de su casa y para los de fuera”, declara Julio Anguita sobre Alberto Garzón. Con estas palabras, el excoordinador general de IU valora el puesto en el que el actual líder de la formación, irá en la candidatura Unidos Podemos. Anguita felicita personalmente a Garzón por este hecho. Cree que éste “ha demostrado que lo importante es la idea, el proyecto. Es una lección magistral. Creo que está dando una lección y un ejemplo a seguir”. Sobre el equilibrio de fuerzas que depara el acuerdo alcanzado entre Podemos e IU de cara al 26-J, Anguita es tajante: “Me da igual. Cuando una persona, como yo, vive por el objetivo, lo demás es accesorio”. Anguita señala que se trata de “un acuerdo importantísimo”. “Desde mi perspectiva, existe el instrumento político que es éste, que está en embrión todavía y que tiene que perfeccionarse. Y el instrumento social, que son todos aquellos que se han movido en la calle, desde las mareas a las marchas del 22M, Stop Desahucios, los Yayoflautas…Y que tendrán que ir aprendiendo a convivir y a crear una alternativa programática. Esos dos elementos tienen que confluir después de las elecciones del 26-J para que, en las siguientes, se pueda llegar a la Moncloa”. Y advierte: “Esto implica un esfuerzo tremendo, una voluntad de gobernar para cambiar las cosas, para cambiarlas hacia el cumplimiento de los derechos humanos”. A su juicio, el proyecto de IU y Podemos tiene que “aspirar a consolidar este proyecto como la segunda fuerza política” del país, lo que supondría dar el sorpasso al PSOE. “Eso ya incide en la política y de qué manera. Pero, a su vez, hay que  poner en marcha el desarrollo del proyecto político, consolidarlo, en actitudes, en alianzas con otras fuerzas políticas europeas y, a la vez y simultáneamente, empezar la coordinación y crear un movimiento ciudadano”. Por ello, Anguita pide un esfuerzo a los distintos movimientos y colectivos para “abandonar el narcisismo y pensar en el proyecto global. Y la ciudadanía tiene que asumir que es responsable y tiene que ponerse manos a la obra. Este es el salto más importante que puede producirse con este cambio. Tomar el protagonismo y decir: yo también quiero gobernar”.

Pablo Iglesias saluda a Pedro Sánchez en el Congreso. Hoy, tiembla ante la coalición entre IU-Podemos.

¿Por qué el POSE tiembla ante el Podemos-IU?, se pregunta David Bollero en Público.es. “Mientras el PSOE no ha dudado un segundo, no sólo en pactar, sino en casi fusionarse con Ciudadanos –del que en campaña aseguró que era una amenaza para el Estado de Bienestar– para no apearse de La Moncloa, Podemos se ha mantenido firme mostrando su incompatibilidad. IU, por su parte, ha sido el único que ha logrado sentar a la mesa a todos los partidos de la izquierda, materializando lo que los viejos del lugar añoran, el espíritu de ‘los Pactos de La Moncloa’, pero mejorado, porque en esta ocasión no se iba a esconder la basura bajo la alfombra. Ahí el PSOE, que era quien, por experiencia y por ser quien aspiraba a gobernar, tenía que tirar del carro, andaba a por uvas… Siempre pareció que, en lugar de liderar el proceso de pactos, iba a rebufo del resto, reactivo, en lugar de proactivo. Por otro lado y aunque sea una lástima, parece muy complicado que, en las próximas elecciones generales, haya algún partido que desbanque al PP del primero puesto por número de votos. Tal y como explica Carlos Enrique Bayo, su electorado de rentistas y pensionistas aún le sostiene –a lo que hay que sumar el incomprensible voto de muchos parados–. Sin embargo, los datos nos engañan al constatar que este nuevo frente de izquierdas es la primera fuerza entre los menores de 55 años y ahí es donde el PSOE se echa a temblar. Ahí es donde, a las puertas del quinto aniversario el 15-M que servirá de puesta de largo de la convergencia con el regreso de los indignados a las plazas, los socialistas ven peligrar su actual posición como segunda fuerza política. Podemos e IU son más complementarios de los que muchos han querido ver, comenzando por su capacidad para ilusionar. El desencanto que quizás ha podido cosechar Pablo Iglesias durante los pactos, lo aplaca y con creces el candidato mejor valorado de todos, el único que supera el aprobado, que es Alberto Garzón”.
Miguel Ángel Ferrer opina en “El Periscopi” sobre el pacto firmado entre Podemos e IU: “A pesar de las descalificaciones mutuas en periodos anteriores, estas dos formaciones han llegado a un acuerdo del cual, en principio, creo que deberíamos congratularnos, ya que dos formaciones aparcan sus diferencias para sumar fuerzas. ¿Podemos mostrarnos satisfechos del acuerdo? Sí, pero con reparos, graves reparos. ¿Cuáles son estos? En primer lugar, la Izquierda, siempre ha predicado que, por encima de cualquier consideración práctica, debía primar la ideología. Tengo serias dudas de que en este caso esta premisa se cumpla, pues mucho antes de conocerse los acuerdos programáticos, los partidarios de ambas formaciones han demostrado un entusiasmo carente de espíritu crítico, llegando a descalificar en algunos casos a los que han puesto en duda la bondad del pacto, y eso, repito, antes de conocerse las cláusulas del acuerdo. En segundo lugar, los desacuerdos han venido por las listas electorales, lo que da la impresión, visto desapasionadamente el asunto, que eran más importante quiénes ocupaban ‘el sillón’, que el motivo político por el cual querían ocuparlo. Tanto más cuando Podemos se definió como un partido transversal, ya que no era ni de izquierda ni de derecha, e IU, por su genealogía, siempre se ha definido, incluso en el nombre, como de izquierdas. ¿Qué resultados se obtendrán del pacto? Pues, por antecedentes de anteriores pactos, posiblemente mucho menores que las expectativas generadas. Aquí,  como en bastantes  ocasiones en la que me he atrevido a vaticinar, espero equivocarme”.

 Pedro Sánchez, líder del PSOE y Ximo Puig, presidente valenciano, el pasado jueves.

 Vicenç Navarro, catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas en la Universidad Pompeu Fabra, habla, en un artículo en Público.es, de “Las incoherencias del dirigente del PSOE, Pedro Sánchez, sobre el Senado”, en el que termina diciendo: “De ahí que cualquier cambio constitucional que, en teoría, el PSOE está pidiendo, no ocurrirá a no ser que haya un cambio en el Senado. La propuesta de Podemos de establecer una alianza con el PSOE era precisamente necesaria para poder permitir tal cambio. Sin dicha alianza, es muy difícil que el PP deje de dominar el Senado y, por lo tanto, se vuelve imposible que pueda hacerse la tan cacareada reforma constitucional. De ahí que el escepticismo continúe dominando el debate alternativo al independentismo, pues Pedro Sánchez está dando señales de que no está interesado en tal reforma. Si prefiere pactarla con el PP o con Ciudadanos, sabemos todos que tal reforma nunca se llevará a cabo. Y luego se preguntan por qué el independentismo está aumentando. Su esperanza –la de los nacionalistas españolistas– es que el independentismo se desinfle, sin darse cuenta de que, siempre y cuando no haya respeto por la plurinacionalidad en España, las tensiones continuarán exacerbadas. El veto de Pedro Sánchez a la propuesta de Ximo Puig, Presidente de la Generalitat Valenciana, el máximo dirigente del PSOE en la Comunidad Valenciana (y que gobierna en coalición con Compromís, aliado de Podemos), es un indicador de la falsedad de su propuesta federal, pues recuerda los peores momentos del centralismo que caracteriza el nacionalismo españolista. ¿Qué no se dan cuenta de que así no cambiará España?”.

Sánchez vuelve a los 90, fichando a Josep Borrell y a Margarita Robles

Lucía Méndez titula en su artículo en El Mundo “La segunda renovación de Sánchez: volver a los 90”, en el que plantea su llegada al liderazgo con el relato de la renovación. Con la plantea frenar la sangría del voto a Unidos Podemos. “En sus segundas elecciones, Sánchez ha optado también por una segunda renovación, esta vez de corte clásico. El candidato socialista vuelve a los 90 fichando a José Borrell y a Margarita Robles. Con diferentes trayectorias, uno es político puro y la otra juez con vocación política, se puede decir que ambos tuvieron carreras muy prometedoras, aunque frustradas. Borrell fue el líder al que las bases del PSOE auparon en primarias contra los deseos del aparato. Hace pocos días se han cumplido 18 años de su victoria sobre Almunia. Sacó 21.394 votos más que el secretario general del PSOE. ‘Vuelve la ilusión’ era su eslogan. La ilusión duró tres cuartos de hora. La falta de valentía del ex ministro de González al no dar la batalla orgánica para sustituir a Almunia, entre otros motivos, acabaron con él en cuestión de meses… La debilidad del PSC necesitaba un antepasado de campanillas para afrontar las elecciones, tras la renuncia de Chacón a encabezar la candidatura por Barcelona. Sánchez ha encontrado en Borrell a ese antepasado. El caso de Margarita Robles es distinto, aunque ella perteneció a un equipo –el de Juan Alberto Belloch– que también aspiró a lo más alto –es decir, a sustituir a un Felipe González noqueado– sin éxito. Robles fue la secretaria de Estado que colaboró con los jueces en la investigación de los crímenes de los GAL, a pesar de pertenecer al Gobierno de González. Con una acusada sensibilidad de izquierdas, la juez es una profesional respetada en todos los ámbitos de la judicatura y con excelentes relaciones con los medios de comunicación. Sin embargo, Margarita Robles era la ‘renovación’ del felipismo terminal de la legislatura 93-96”.


Los fotomontajes de esta semana, nos muestran a un Rajoy, entre el sueño y la realidad. Un Rajoy que no cree que sea bueno para el partido ni para el país que él se vaya por las buenas. Un Rajoy que pide a su pueblo que no se rían de él.





En cambio, según indica el mismo CIS, la suma de Podemos, las confluencias e IU superan al PSOE. Y ahí está Pedro Sánchez aguantando el tipo.


El auténtico Felipón, falso y repugnante…


Miguel Arias Cañete, ex ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Rajoy, eurodiputado y comisario europeo de Acción por el Clima y Energía. En 2016, se publicó que, mientras era ministro, su esposa se acogió a la amnistía fiscal aprobada por el gobierno para regularizar la actividad de una empresa offshore registrada en un paraíso fiscal a través del despacho de abogados Mossack Fonseca. Arias Cañete participó en la reunión del Consejo de Ministros que aprobó dicha amnistía fiscal a pesar de la obligación de inhibirse por tener intereses familiares. 


Otros personajes liados con empresas offshores:


Los documentos filtrados del TTIP revelan el intento de EEUU por cambiar las leyes de la UE
.

El papel de Inda, según Maflada. Otros papeles de Inda: reaccionando al pacto de Podemos-IU y haciendo horas extra para terminar de manipular unos documentos. 



Rokambol.news publica una primicia: El whatsapp de Inda a Iglesias, diciéndole: “Yo soy tu padre”, desconcierta a Alberto Garzón. Toni, el autor del mismo, escribe:  “Eduardo Inda, director de Ok Diario, tertuliano fiscal, verdulero y profesional especializado en periodismo antipodemos, podría estar a punto de hacer volar por los aires todas las expectativas sobre los resultados de las elecciones del próximo 26-J y, sobre todo, de hacer peligrar la confluencia entre la formación de Podemos e Izquierda Unida. La posibilidad de que el exdirector de El Mundo sea el padre biológico de Pablo Iglesias ha causado en Alberto Garzón una enorme intranquilidad no solo por el terrible hecho de que el líder de Podemos pudiera tener algún tipo de relación orgánica con el lado oscuro sino por el temor a que el Halcón Milenario pueda caer en manos del Banco de Santander. ‘No saltaré al jodido hiperespacio sin cerciorarme antes de que Pablo es quien asegura ser’, ha advertido el secretario general de Izquierda Unida. Eduardo Inda ya ha solicitado al juez que se practiquen las pertinentes pruebas de ADN, además de arrojar sospechas sobre el extraordinario parecido entre la nariz de Arnaldo Otegui y uno de los codos de Carolina Bescansa. El Gobierno en funciones pedirá ahora que se impida legalmente la confluencia entre Podemos e Izquierda Unida, ‘pues si el padre de Pablo Iglesias resulta ser Eduardo Inda, entonces Íñigo Errejón podría ser la nuera de Manuel Fraga Iribarne’, según palabras de Mariano Rajoy. ‘Y eso es una confluencia contranatura’, añadió el botarate en funciones”.



El humor en la prensa de esta semana.


















Desde Mallorca, Pep Roig presenta: Agua negocio, El trofeo, Latrocinio, Manos arriba, Que lo deje:






Entre los vídeos de esta semana, la rueda de prensa informal de Alberto Garzón y Pablo Iglesias, tras el acuerdo alcanzado para que Podemos e Izquierda Unida concurran juntos a las próximas elecciones generales del 26-J, acompañados de las confluencias En Marea, Compromís, En Comù Podem, Equo y Unidad Popular bajo el lema "Juntos... Sí se puede" PABLO IGLESIAS y ALBERTO GARZÓN - Rueda de Prensa acuerdo PODEMOS-IU (09/05/2016) ESnoticia
   
 PODEMOS
 
Anguita, cuya presencia no estaba anunciada y que provocó con su intervención las lágrimas de Pablo Iglesias, clamaba el pasado sábado: “Ahora o nunca”. Intervención del mismo en el encuentro abierto de Pablo Iglesias y Pablo Echenique. "ES AHORA O NUNCA", Julio Anguita en Córdoba con Iglesias y Echenique. Jota L POV    
 Mariano Rajoy: Ahora más que nunca, España en Serio Partidopopular
Vallecas se convirtió en la noche del pasado 4 de mayo en un barrio más de la Habana con la participación de Luis Pastor, Silvio Rodríguez Luis Eduardo Aute, Ismael Serrano y la concurrencia de un público que se entregó en cuerpo y alma. En un concierto gratuito que llevó la música y la cultura a este barrio popular gracias a la participación de Ismael Serrano, quien se empeñó en el asunto, de Luis Eduardo Aute y de Luis Pastor. Esa noche, el barrio de Vallecas se convirtió por unas horas en el centro del mundo. 20160504 Luis Pastor - Introducción y "¿Qué fue de los cantautores?" Isabel Jesús
Concierto de Ismael Serrano, Luis Eduardo Aute, Luis Pastor y Silvio Rodríguez en Vallecas. 20160504 Luis Pastor - Introducción y "¿Qué fue de los cantautores?" Isabel Jesús.

 Silvio Rodriguez - Ojalá Madrid Vallecas 2016 terrron
 Luis Eduardo Aute - Al Alba Madrid Vallecas 2016 terrron
 Ismael Serrano - Vine del norte (Madrid-Vallecas 2016) Victoria Albala