sábado, 14 de mayo de 2016

“Felipe González, el mayor fraude de la Transición española”.

 Felipe González  junto a Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, durante la conferencia en la que comparó a Pinochet con Maduro. 


“Felipe González es el mayor fraude de la Transición española. Más que socialista fue siempre socio capitalista”, escribía Javier Gallego en Diario.es el 4 de septiembre del año pasado “Ahora ha pasado de carismático a caricato. Es hora de que alguien le diga a Felipe González lo que habría que haberle dicho hace años: ‘Felipe, cállate’. La broma ha durado demasiado. Estás haciendo el ridículo. Tiene el personaje un pasado como para haberse metido en un agujero, haberlo tapado con cal viva y que no le hubiéramos vuelto a ver las canas, pero es tan soberbio y vanidoso que no es capaz de bajarse del escenario y, cada vez que sale, la tiene que liar. Si hay algo peor que un presidente, es un ex presidente. Padecen casi siempre  pitopausia presidencial. Como ya nadie les mira como antes, tienen que sobreactuar para coger foco. Ahora Felipe ha pasado de carismático a caricato. De piquito de oro, a bocazas oficial.

“Primero dijo que el régimen de Pinochet, con sus 40.000 víctimas y 3000 desaparecidos, respetó más los derechos humanos que el actual gobierno de Maduro. Luego, comparó la autodeterminación catalana con las deportaciones de Stalin a Siberia. No sólo insulta a la razón, escupe a la memoria de los millones de víctimas del gulag estalinista y a no pocos catalanes partidarios de la secesión. Su obsesión con Venezuela y Cataluña sólo es comparable a la de un tertuliano de 13tv votante de Vox. Hace tiempo que sabemos que más que socialista, ha sido siempre socio capitalista. De Gas Natural o de quien le quiera pagar. Ahora vemos que, además, ejerce de bufón.

“A estas alturas –insiste Gallego–,  no nos sorprende. Ya sabemos que Felipe González es el mayor fraude de la Transición española. Sabemos, por documentos desclasificados, que la joven promesa del progresismo español fue ungido por la socialdemocracia europea en Suresnes para hacer el tránsito al capitalismo bajo la tutela de Washington. El tardofranquismo lo bendijo porque el muchacho jamás había dado un ruido. Nunca fue antifranquista, más bien al contrario. Como cuentan otros papeles desclasificados, en su juventud se ofreció con otros compañeros a la embajada estadounidense para acabar con ‘la excesiva influencia comunista’ que había en la universidad. Después, vino lo de la OTAN para confirmar que el hombre blanco hablaba con lengua de serpiente, como cantara Krahe, que lo pagó con la censura de este demócrata. Por consiguiente, la pana y las coderas eran disfraz”.

Sin embargo, el ex presidente ha conseguido lo que persigue desde hace años. Y sabe que es un hombre obsesionado por el dinero y la alta sociedad. Ya ha cumplido con creces sus objetivos de hacerse rico y relacionarse casi exclusivamente con las grandes fortunas del planeta Lo último que sabemos de sus extravagancias es que se niega a dar explicaciones por su vinculación con el socio iraní de Cebrián. El portavoz oficial del expresidente asegura que “no tiene por qué dar explicaciones” por la grabación de un vídeo en el que alabó a Massoud Zandi, investigado por fraude. González dejó acreditado su apoyo al empresario iraní, socio de Juan Luis Cebrián en una petrolera. Lo hizo personalmente a través de un vídeo en el que alaba al magnate. El PSOE se ha desmarcado y se ha limitado a decir que es González quien tiene que dar explicaciones. Pero el exlíder socialista se niega. “He leído la información y desconozco la versión de Felipe, me remito a él”, señala el responsable de Estrategia y Comunicación del Comité Electoral, Óscar López. Pero el expresidente no tiene intención de rendir cuentas por su relación con Zandi. “No tiene por qué dar explicaciones”, es la consigna que traslada su jefe de prensa. El PSOE tiene a su Rockefeller fumando puros en un yate y cuando llega la hora del show lo sacan para que el pájaro tuerza el pico. Pedro Sánchez ha dicho que es su faro y su guía La renovación del partido. Y, por lo visto, contará con él en la campaña electoral del 26 J. Los contrincantes del PSOE se alegran de ello porque piensan que es una manera fácil de que los socialistas pierdan definitivamente su opción de vencer…