viernes, 28 de octubre de 2016

Ante el golpe de la mafia, democracia.


Bajo el lema “Ante el golpe de la mafia, democracia. Rodea el Congreso”, la coordinadora que organizó las protestas que, en 2012, se sucedieron en las inmediaciones del Congreso de los Diputados para reclamar la apertura de un proceso constituyente, ha vuelto cuatro años más tarde, tras la decisión del PSOE de abstenerse en la votación de investidura de Mariano Rajoy. La protesta discurrirá mañana, sábado, entre las 17.30 y las 21 horas, desde la plaza de Neptuno, a escasos metros del Congreso de los Diputados; seguirá por el Paseo del Prado, plaza de Cibeles, calle Alcalá y terminará en la Puerta del Sol.

La plataforma considera lo sucedido con la abstención del PSOE y el voto favorable de Ciudadanos, como algo equiparable a un golpe de Estado. “Al final, el golpe de régimen se ha consumado –asegura la Coordinadora 25-S en el llamamiento–, Rajoy será investido y formará un gobierno ilegítimo de un régimen ilegítimo”. Entre los mensajes que la plataforma colgó en sus perfiles en las redes sociales se reivindica la necesidad de dar “una respuesta democrática en la calle” si, finalmente, se celebra mañana la investidura de Rajoy y pide que las calles “no estén vacías” ante lo que consideran un “golpe de Estado”. Se llama a salir a las calles para “denunciar el Golpe de Estado que se está produciendo y la macabra operación de mantener en el poder un partido corrupto y cruel con las clases humildes y trabajadora”.

Se especula si el ex-secretario general del PSOE, Pedro Sánchez se plantea acudir a la movilización convocada por movimientos de extrema izquierda y secundada por Podemos e IU para “Rodear el Congreso”.  El equipo de Pedro Sánchez asegura que aún “no hay una decisión tomada” pero que, seguramente, Pedro Sánchez “pasará a saludar” a los manifestantes que se congreguen alrededor del Congreso durante la sesión de investidura para mostrar su rechazo a la abstención socialista. Hay que recordar que la manifestación 'Rodea el Congreso' del 14 de diciembre de 2013, fue objeto de una brutal represión, en la que hubo 23 heridos y siete detenidos. En aquella ocasión la protesta estaba motivada contra la Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Mordaza) que preparaba el Gobierno de Mariano Rajoy. “Todo hace indicar –según Eco Republicano– que lo que verdaderamente incomoda al establishment político es que el comunicado de la Coordinadora 25-S, ataca de raíz al régimen, al que considera ‘un gobierno ilegítimo de un régimen ilegítimo’, cuestionando el régimen surgido en el 78 con un jefe de Estado al que nadie ha votado (ver comunicado), cuestión esta por la cual el propio rey Felipe VI siente pánico o, por lo menos, preocupación”.