miércoles, 26 de octubre de 2016

Los reyes también estuvieron en Los Oscos, sin que la reina apenas probara bocado.


Los reyes Felipe VI y Letizia compartieron hace unos días la visita a la Comarca de Los Oscos en donde entregaron el premio Pueblo Ejemplar de Asturias, otorgado por la Fundación Princesa de Asturias. Felipe y Letizia recibieron una calurosa bienvenida de de los vecinos que se congregaron para verles de cerca. Letizia se acercó a la gente, acarició a niños, se sentó junto a unas hilanderas con las que esbozó más de una sonrisa, se emocionó escuchando a una banda de gaiteros que interpretaron el himno de Asturias y hasta hizo gala de un gran sentido del humor fotografiándose junto a su marido, el rey, con un marco en el que se podía leer el siguiente mensaje: “Yo estuve en Los Oscos”.

Los reyes pasearon por un mercado artesanal y vieron cómo se hacen alfombras florales, recibieron regalos varios y escucharon discursos oficiales, a cargo de los tres alcaldes y del presidente del jurado que falló el premio, Francisco Rodríguez. Doña Letizia charló animadamente con los ferreiros que la agasajaron con una rosa de forja y aprovechó para calentar sus manos al calor del fuego durante la fría jornada. El rey pronunció un discurso en el que destacó “el esfuerzo y el sacrificio” de esta comarca. “Este premio –dijo– pretende hacer un poco de justicia a todos vuestros esfuerzos. Tres municipios que forman una comunidad y caminan juntos”. Los reyes valoraron su esfuerzo para “aunar la conservación de la naturaleza y el patrimonio cultural con el desarrollo económico basado en la ganadería y el turismo rural”. Los Oscos cuenta en la actualidad con unos 1.370 vecinos repartidos entre estos tres concejos que forman parte de la Reserva de la Biosfera Oscos-Eo y Tierras de Burón, declarada por la UNESCO en 2007. 

Concluida la ceremonia, los reyes se trasladarán al polideportivo, donde les estaban esperando cerca de mil invitados a la comida. El menú estaba compuesto de diez platos entre los que se encontraban vasiños de crema de verduras ecológicas, tosta de pitu de caleya con compota de manzana, lacón cocido al aceite de pimentón, queso de los Oscos, bollinos preñaos de chorizo y manteca, empanada de bonito del norte natural con pisto, tortilla de patatas con cebolla y pimiento verde, brocheta de pulpo con patata confitada, salteado de setas con castañas y ternera asturiana con arbeyinos, más los postres tradicionales de la comarca en un banquete que corrió a cargo de una empresa de cátering de Sariego. Y, mientras el rey disfrutó de todo ello, Letizia apenas probó bocado del multitudinario banquete que se celebró en su honor en el polideportivo municipal de Santa Eulalia. Un banquete compuesto por un menú ecológico de 10 platos asturianos ofrecido en honor de los monarcas.