martes, 18 de octubre de 2016

Aumento del gasto militar pero no las pensiones.

El generoso gasto militar.

Los diputados de Unidos Podemos, Josep Vendrell y Félix Alonso i Cantorné, han denunciado que el Ministerio de Defensa, del que es titular en funciones Pedro Morenés, haya incrementado en 1.162 millones de euros el gasto militar de este año sin informar al Parlamento. Con los acuerdos extraparlamentarios del Gobierno de Mariano Rajoy, el dinero asignado a la defensa nacional alcanza 6.950 millones. Los diputados catalanes de UP han preguntado al Ejecutivo si, en lo que queda de este año, tiene intención de aumentar todavía más los créditos.

Para la oposición de izquierdas resulta cuando menos paradójico que el Gobierno en funciones haya aprovechado el 12 de Octubre, día de la Hispanidad y de la Fiesta Nacional, para montar un costoso desfile con el que mostró a la población los artefactos bélicos de los que dispone el Ejército para la defensa del Reino de España mientras ocultaba el gasto real de las Fuerzas Armadas a los representantes del soberano. La burla al Parlamento, traducida a cifras, es un 40% superior a los más de 700 millones de euros en créditos extra del ejercicio de 2015. Con la diferencia de que, en ese ejercicio, se promulgó un decreto autorizando el gasto extraordinario. En este, ni eso.

“La composición de ese gasto complementario, autorizado por la puerta de atrás, no ha sido explicada por el Gobierno en funciones, pese a que, como en años anteriores, los créditos van destinados a pagar la cuota de los grandes programas de armamento y el coste de las operaciones militares en el exterior. El ministro Morenés se ha negado, de acuerdo con las instrucciones de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, a comparecer en la comisión correspondiente del Congreso para informar de los asuntos de su departamento, incluida la misión de la Armada frente a las costas de Turquía ante la avalancha de refugiados de la guerra de Siria”. Así lo explicaba Luis Díez en Cuarto Poder. Tampoco sus ayudantes en el órgano central, singularmente el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, han asumido la “supuesta” obligación de comparecer en el Congreso para dar cuenta de la aplicación de los créditos que manejan al margen del presupuesto ordinario.

El ministro Morenés debería contestar a las preguntas de los diputados de UP sobre el destino de esos 1.162 millones; si aprueba el tradicional decreto para los PEAs  (Programas Especiales de Armamento) y por qué no se incluye la cifra real que se va a destinar a la defensa en los Presupuestos Generales del Estado. La generosidad del ministro de Defensa contrasta con los recortes del Gobierno y las peticiones de la mayoría de los grupos en el Congreso que han registrado una proposición de Ley con el fin de que las pensiones puedan subir de acuerdo con la inflación en 2017. Hasta 178 diputados, con la excepción del PP y de Ciudadanos, pedían el pasado jueves subir las pensiones con respecto al IPC en 2017.